viernes 30 de septiembre del 2022

<<Volver al Inicio

Los lotes con terrazas retienen agua hasta 20 veces más, conservan el suelo y mejoran el rendimiento de cultivos

Los estudios que necesitan mucho tiempo de desarrollo son los menos frecuentes, precisamente por la larga duración y la continuidad que requieren. Es por eso que cuando se dan a conocer datos de trabajos con estas características, la información resulta vital para la toma de decisiones. Luego de tres décadas de tarea ininterrumpida, un equipo de docentes e investigadores de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba demostró que los lotes que tienen terrazas pueden retener el agua entre 10 y 20 veces más que los lotes sin esta técnica conservacionista.

La información la brindó el docente de la cátedra de Manejo de Suelos, ingeniero Gustavo Esmoriz, en oportunidad de la dinámica a campo incluida en el programa de la 5ta. Jornada de Conservación de Suelos, realizada en Colonia Cocha. Además de profesor en la casa de altos estudios, Esmoriz es productor agrícola y presidente del Consorcio de Conservación de Suelos Paso del Puma, que trabaja un área comprendida entre las localidades de Bower y Lozada.

Precisamente, el estudio se realiza (ya que las mediciones continúan) en un campo dentro de dicho consorcio, en dos lotes comparativos, ambos aforados. “Aforar una corriente de agua es determinar en un momento dado el valor del caudal”, comenzó explicando Esmoriz para Agroverdad. Después de 30 años de hacer ese trabajo, se logró determinar que un lote con terrazas conserva el agua entre 10 y 20 veces más”, sintetizó.

Terrazas eficientes

“Fue una investigación que hizo un grupo de docentes de la Facultad, un esfuerzo que hubiese sido imposible realizarlo solo. Medir, medir y medir durante años es la única forma de generar información consistente acerca de la eficiencia de una práctica, en este caso, de las terrazas. Empezamos este estudio en la década del 90, y actualmente seguimos recolectando información. Básicamente, estamos recabando datos de consumo de agua del cultivo, salida de agua de los lotes, distribución de humedad en el suelo y rendimiento de las plantas”, detalló el docente y consorcista.

“Lo que se trató y se trata de hacer es juntar información que no existía para ver qué significa hacer terrazas en un campo. ¿Y qué vimos en todos estos años? Que sea con un monocultivo de soja o sea con rotación (los últimos 9 años los lotes experimentales pasaron a manejarse con rotación) la diferencia de tener terrazas bien diseñadas permite conservar de 10 a 20 veces más el agua en el lote. Es decir, un lote sin terrazas, puede en una lluvia o en una tormenta importante escurrir 30 milímetros, y con terrazas escurre 3, 2 o 1 milímetro. En síntesis, prácticamente toda el agua queda en el lote. Esa es la conclusión que tuvimos de mediciones a larga data”, indicó con entusiasmo el investigador.

Una inversión y no un gasto

Uno de los aspectos que se debatió en la 5ta. Jornada de Conservación de Suelos, es que se debe potenciar el trabajo de difusión para que el productor que tiene su campo en una zona propensa a la erosión hídrica vea este tipo de técnicas como una inversión y no como un gasto. Agroverdad le preguntó a Esmoriz si considera que los resultados del trabajo ayudarán a esto.

“Por supuesto. En lo que es rendimiento, o potencial de rendimiento en un lote, hay dos componentes: uno es el agua, que puede cambiar rápidamente su dinámica con obras de conservación; y el otro es la fertilidad del suelo. La erosión genera un deterioro permanente que hace que un suelo erosionado tenga un potencial mucho menor. El agua es un componente muy importante, sobre todo en un terreno semiárido. Por eso retener el agua implica, por un lado, aumentar significativamente los rendimientos; y por otro, estabilizar los rendimientos entre los años más llovedores y menos llovedores. Eso significa mayor rentabilidad y menor riesgo en la producción”, argumentó.

Retorno inmediato

“En suelo como este que es semiárido, invertir en conservación de suelos y manejo de agua tiene una alta tasa de retorno. Diría que ni siquiera es un retorno de corto plazo, sino inmediato. Guardar el agua de un año para el otro, significa más quintales de cultivo que los voy a ver en la campaña próxima”, resaltó Esmoriz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias