viernes 01 de julio del 2022

<<Volver al Inicio

Las redes sociales y su uso para potenciar la Ganadería, foco del 2° Punto de Encuentro de Jóvenes del IPCVA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

Con un auditorio colmado por unos 300 asistentes, entre estudiantes secundarios y universitarios, técnicos, dirigentes y profesionales, se realizó el 2° Punto de Encuentro para Jóvenes, organizado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA). El punto de cita fue el Feedlot Bio5, en inmediaciones de la ciudad de Río Cuarto, y el foco del encuentro estuvo en las nuevas tecnologías, las redes sociales, y la utilización de sus potencialidades para difundir la actividad ganadera y del sector cárnico entre la sociedad.

Con este centro, cada uno de los expositores que se incluyeron en la grilla se encargó de resaltar la necesidad de que los jóvenes vinculados a la producción primaria de la carne y su industrialización, se involucren en la comunicación de las “cosas que se hacen bien, que son la mayoría”, en palabras de Eugenia Brusca, integrante del Departamento de Promoción Interna del IPCVA y una de las disertantes del evento.

La identidad está en las redes

Brusca, además, fue una de las organizadoras de la convocatoria, y tuvo a su cargo el eje “Identidad y Liderazgo: ser el símbolo de la cadena de ganados y carnes”. En diálogo con Agroverdad, resaltó que “quien no se adapte a las nuevas tecnologías para comunicar, se quedará rezagado. En ese sentido, el objetivo de este encuentro fue precisamente insistir en el hecho de que todo pasa por las redes, y es una oportunidad para hacer ruido, para mostrar que se trabaja y muy bien en el sector. La hiperconectividad debe ser aprovechada, por eso este ciclo apunta a los jóvenes, para que ese manejo natural que tienen de las redes se vuelque en potenciar todo lo positivo de la cadena”.

Brusca admitió estar sorprendida por el impacto que tuvo el 1° Punto de Encuentro, realizado en Misiones, y esta nueva edición en Río Cuarto. “Se pensó como un cronograma a lo largo de todo el año, y estamos en condiciones de afirmar que se realizarán dos más en el segundo segmento del año, después de julio, aunque resta definir las ubicaciones”.

Brusca dio como ejemplo de cambio las tendencias de consumo de la carnes, y puso énfasis en que más de un 30% de los jóvenes de entre 16 y 36 años son vegetarianos y cerca del 25% regulan su consumo; en tanto, un 67% es consumidor de distintos tipos de carne sin restricciones ni selecciones. “Esto indica que de la misma forma que cambia las tendencias, hay que saber adaptarse a los entornos”, graficó.

Los rumiantes, estrellas de la Economía Circular

Una de las exposiciones en las que se brindaron datos interesantes, fue la que estuvo a cargo del joven ingeniero agrónomo Pedro Sueldo, de la empresa de asesoramiento Agro sin Fronteras, con sede en Marcos Juárez. Sueldo habló sobre “El rumiante, actor indispensable para una economía circular”.

En su desarrollo, Sueldo puso de manifiesto que la ganadería bovina es un factor clave para la Economía Circular, por la capacidad que tiene para transformar subproductos y materia que es comúnmente desechada, en proteína. “Más allá de hablar de cosas ya conocidas como la burlanda, en distintas partes del mundo hay experiencias que muestran cómo en estas circunstancias se puede mantener la relación nutrición animal – calidad. Desde cáscaras de maní y de ananá, pasando por restos de galletitas, las vacas son una máquina para esa conversión, logrando cerrar un círculo virtuoso”, subrayó el joven profesional.

Varios temas para un fin: la integración

Luego de la apertura, que estuvo a cargo del presidente del IPCVA, Juan José Grigera Naón, y del vicepresidente, Daniel Urcía, comenzó una nutrida grilla orientada a la integración como concepto unificador. El lugar del encuentro no fue casualidad: Bio4, la fábrica de etanol a base de maíz, que diversificó su modelo con Bioeléctrica, productora de energía renovable también a partir del maíz y de efluentes ganaderos; y Bio5, el feedlot que hoy cuenta con una ocupación promedio de 1.100 cabezas. Manuel Ron, presidente de Bio4, fue quien comenzó la ronda de expositores contando cómo se gestiona ese modelo de negocios.

“Innovación en el agro: oportunidades para emprender”, fue el eje de un panel de tres profesionales a cargo de emprendimientos empresariales que dieron sus frutos a partir de innovar: Genganar, Seed Matriz y De campo a campo. La huella de carbono en la ganadería estuvo a cargo de la ingeniera industrial Leticia Tuninetti y del ingeniero Rodolfo Bongiovanni, de INTA.

El cierre fue de Agustín Fonzo, ingeniero responsable del feedlot Bio5. En diálogo con Agoverdad, detalló algunas de las características del emprendimiento: “Armamos un sistema de cría intensiva, y en 2018 trajimos 500 vacas preñadas con una muy buena experiencia productiva pero con algunas complicaciones de manejo. Después de dos ciclos de parición, decidimos salir de la vaca de cría. En 2020 ya estábamos mutados a un sistema de feedlot con unas 1.800 cabezas, y el año pasado logramos integrar un negocio exportador de carne. En este momento ya estamos certificando novillos 481 (cupo para la exportación de carne de alta calidad a la Unión Europea que provenga de animales engordados a corral)”.

“Lo nuevo que van a ver hoy, son dos plateas en un módulo de corrales para juntar los desechos y lograr esta integración con las plantas de biogás utilizando ese pasivo ambiental”, finalizó Fonzo.

Los asistentes, en dos grupos, realizaron  una recorrida por las instalaciones como cierre de la jornada.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias