lunes 04 de julio del 2022

<<Volver al Inicio

La soja llegó a u$s 650 en Chicago, con picos de u$s 655, un nivel que no se daba desde 2012

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

La soja alcanzó su máximo precio nominal en la historia, rompiendo su récord histórico de septiembre de 2012, al llegar este jueves a los u$s 650 por tonelada en Chicago.

En tanto, por el lado de los cereales, el maíz declinó su firmeza alcista, mientras que el trigo se debilitó cerrando con signo negativo.

Como fundamentos principales se señalaron, por un lado, la toma de posiciones por parte de los operadores a la espera un nuevo informe del USDA que ajustaría las existencias finales de la oleaginosa y la continuidad de la guerra entre Rusia y Ucrania.

Soja

Los precios de la soja completaron su cuarta jornada alcista consecutiva en el mercado de Chicago y durante la rueda llegaron a tocar un máximo de u$s 655,51 por tonelada, que superó los 650,74 dólares del 4 de septiembre de 2012. No obstante, el ajuste de la posición julio, terminó unos centavos abajo de esa marca histórica, y quedó a una cotización de u$s 650,02 con una suba de u$s 10,66. Lo que representó aumentos del 2,1% en los precios del poroto.

En efecto,  como lo informó Agroverdad al medio día,  durante la ronda de operaciones en la Bolsa de Chicago, la soja atravesó la línea de los u$s 650, algo que se estaba calculando que podría ocurrir esta semana, y registró, como se indicó, un pico de u$s 655 / u$s 653.

“Las subas se fundamentaron en la expectativa de los operadores en este viernes un nuevo ajuste de las existencias finales estadounidenses 2021/2022 en el informe mensual del USDA. En ese sentido, el promedio de las estimaciones privadas ubicó el stock de cierre de la campaña en 5,93 millones de toneladas, debajo de los 6,39 millones del reporte de mayo”, señaló Granar.

Los analistas de la firma corredora de granos agregaron que “aportaron a la tónica alcista los pronósticos meteorológicos extendidos para los próximos 8 a 14 días, con augurios de lluvias inferiores a las marcas usuales para buena parte de las zonas productoras del Medio Oeste”.

También, las alzas de la oleaginosa se debieron a “señales de una buena demanda de exportaciones estadounidenses. El USDA afirma que las ventas semanales de exportación de soja de cosecha antigua totalizaron un 41% más que el promedio de las cuatro semanas anteriores”, indicó por su parte la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) en su reporte diario.

Vale mencionar, como siempre remarcamos en Agroverdad, que estos valores que registran los granos en Chicago no llegan directamente al bolsillo del productor argentino que tiene que soportar, por ahora, un 33 % de retenciones en el caso de la soja y del 12 % en el caso del trigo y el maíz, sumado a la carga tributaria existente y al desdoblamiento cambiario. Sin contar, además, con medidas intervencionistas que toma el gobierno nacional.

Maíz
En tanto, el maíz cerró con saldo dispar. Completó su cuarta rueda alcista consecutiva en Chicago para las primeras dos posiciones, mientras que los demás contratos concluyeron con ligeras bajas.

En este caso, “la firmeza del mercado estuvo dada por una demanda que se mantiene sostenida frente a una oferta que se prevé menor en la nueva campaña 2022/2023, por la caída del área sembrada en Estados Unidos y por la lógica merma que tendrá la producción en Ucrania”, comentaron desde Granar.

Al igual que para la soja, “los pronósticos de tiempo seco en los reportes extendidos de 8 a 14 días sobre el Medio Oeste aportaron a la tónica alcista de la plaza, aunque aún resulte muy temprano para evaluar un potencial efecto adverso sobre los cultivos”, añadieron.

Trigo

Y los precios del trigo cerraron con bajas superiores a u$s 1 en Chicago (julio ↓ u$s 1,28 / septiembre ↓ u$s 1,28) y leves retrocesos en Kansas (julio ↓ u$s 0,46 / septiembre ↓ u$s 0,55), mientras que en el mercado europeo se registraron subas de € 4,25 y de € 3,50 para las posiciones septiembre y diciembre.

“La presión por el avance de la cosecha de invierno en Estados Unidos se hizo notar, pero se vio atenuada por la falta de acuerdos entre Rusia y Ucrania para generar las condiciones necesarias para sacar el grano ucraniano retenido desde el inicio de la guerra y cuando restan no más de tres semanas para el inicio de la recolección del grano de la nueva campaña en la zona del Mar Negro”, analizaron desde Granar.

Paralelamente, los saldos negativos para los precios del cereal, también se debieron “a disminuciones en los pronósticos de exportación de la UE. Además, la mejora del clima para estos cultivos en el Medio Oeste de los Estados Unidos influencia las bajas”. Informó la BCR. A lo que agregó que “Pakistán aumentó importaciones en 3 millones de toneladas del grano, debido a la incertidumbre frente a las negociaciones ruso-ucranianas y a la posible emergencia alimentaria global”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias