lunes 04 de julio del 2022

<<Volver al Inicio

KWS 912 VIP3 un maíz “hecho a medida” para Córdoba y sobre todo para la zona Norte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

El semillero KWS participó en la reciente edición de Agroactiva mostrando todo su abanico de maíces, pero llevando como punta de lanza la presentación de sus últimos cuatro híbridos: dos para silo –KWS 605 VIP3 FULL y KWS 695 VIP3– y dos para grano –KWS 316 VIP3 y KWS 912 VIP3–.

De estos cuatro desarrollos, Agroverdad dialogó con el Coordinador de Agroservicios para la Zona Norte, Ing. Agr. Fernando Guerra, sobre uno de ellos en particular: el KWS 912 VIP3. El aspecto a destacar es que se trata de un híbrido prácticamente “hecho a medida” para Córdoba y sobre todo para la zona norte. Algo que no es casualidad, ya que su desarrollo es fruto del trabajo realizado en el marco del Segundo Programa de Mejoramiento Genético, que se lleva adelante en el Norte cordobés.

A pedido de los productores

“El segundo programa está creciendo y arrojando resultados anticipados muy promisorios, y eso nos deja muy contentos porque nos permite crecer y conocer más a la gente, siempre con la mirada puesta en darles los mejores productos. Con el lanzamiento al mercado del KWS 912 VIP3 podemos sostener esta afirmación. Se trata de un híbrido muy adaptado a Córdoba y a la zona norte y nace de la selección del programa. Está performando en base a lo que los productores de maíz del norte nos piden: sanidad, estabilidad y adaptabilidad. Tres aspectos necesarios para una región que es muy técnica y con unas características de producción bastante interesantes”, detalla Guerra.

El 912 VIP3 llega luego de un proceso de selección muy fuerte, porque estamos explorando todos los ambientes que tenemos en la zona. Cuando miramos puertas adentro desde nuestra Área de Producto, analizamos lo que va a venir el año que viene y posteriores. Y lo que nos entusiasma es que observamos performances superiores, vemos que tiene adaptabilidad. Y sobre todo, hay mucha aceptación por parte del productor, que es en definitiva con quien nosotros tenemos que hablar a través de nuestra genética. Esto es agronomía plena”, explica el profesional.

En seca se adaptó la densidad

La falta de humedad es el comentario generalizado en el sector, y en ese sentido, Agroverdad le consultó al profesional como se trabajó y como se trabaja con ese contexto. “Esta campaña contamos con un tercer equipo que nos dio su aporte a nivel  de previsiones climáticas, y nos anticipaban de esta Niña.  De todas maneras, no fui igual para todo el país: particularmente fue mucho más dura en la Zona Núcleo . Pero cuando pasamos a Córdoba y al norte cordobés, donde el productor está acostumbrado a sembrar con seca, la recomendación fue adaptar la densidad. Después de la genética adaptada, el manejo de densidad es lo que nos da más frentes de batalla. Tuvimos muy buenos resultados”, grafica el coordinador para la zona norte.

¿Y para la próxima siembra?

“Con los equipos pudimos prever esta Niña con una reversión a neutro hacia final de campaña. Y ahora estamos recibiendo algunos pronósticos que veremos si se convierte o no en continuidad de la Niña.  Para la próxima siembra, lo que entendemos es que lo mejor que podemos hacer es comunicarnos de manera permanente para entender la expectativa del productor y entender cuál es su objetivo”, propone.

“Adaptar nuestra genética manejando densidad, y estar atentos con las enfermedades para saber si están apareciendo y si hay que hacer algún control. También tener cuidado con saber qué perfil tiene cada uno.  En síntesis, tendremos que charlar con el productor para ofrecerle no solo una semilla, también la posibilidad de adaptar nuestra genética a sus necesidades. Con estas perspectivas, no hay una receta general, hay que trabajar puntualmente”, explica.

Se adelantó la cosecha

“Si, se está adelantando la cosecha”, respondió de manera inmediata Guerra, ante la consulta de Agroverdad. “Tenemos una baja de humedad de muy grande. Es una mezcla de sensaciones: por un lado nos entusiasma porque vamos a tener la cosecha antes, y por el otro hay que tener mucho cuidado con las condiciones en que estuvo el cultivo. Sabemos que las cosechas tardías son un poco más complejas, porque por ahí empieza a subir humedad y nos puede traer problemas de espiga, por ejemplo. Hay que continuar con el monitoreo, revisar mucho estado de caña y armar toda la logística para la parte más linda que es cosechar el grano y ver si el año realmente funcionó o no”, finaliza.

Compartir:

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias