lunes 23 de mayo del 2022

<<Volver al Inicio

Trigo en el Norte de Córdoba: claves para las próximas siembras

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

En el Norte de Córdoba, hay que poner el foco en una precisa planificación agronómica para maximizar la tasa de crecimiento del cultivo, pero sin olvidarse de la fertilización. Estas fueron algunas de las principales recomendaciones, para el productor del norte provincial, al momento de pensar en el trigo para la próxima fina.

Junto a otros consejos, formaron parte de los contenidos que se desarrollaron durante la Jornada de Actualización Técnica de CREA Córdoba Norte, bajo el lema “Nuevos Paradigmas en las Empresas Agropecuarias”.

Las conclusiones de la Mesa Técnica de la entidad, detalladas por el asesor de Arroyito Germán Poi en el bloque de Análisis de Campaña de los Cultivos de Invierno 21/22, se centraron también en la correcta elección de las variedades a sembrar en función de la calidad del ambiente, y la opción de variedades de menor riesgo sanitario.

Ojo con la helada

“En la zona Norte las últimas dos campañas fueron idénticas en superficie: en secano 6.200 hectáreas y en riego 4.500 / 5000 hectárea, prácticamente no hubo variación. Para lo que viene, lo que hay tener en cuenta al momento de definir fecha de siembra y ciclo, es minimizar el riesgo de helada en el momento de espigazón”, expresó Poi en el detalle del trabajo, llevado a cabo en base a las encuestas y planillas que los integrantes de CREA confeccionan durante las campañas.

¿Y las variedades?

“Para la elección de las variedades, primero hay que tener en cuenta la calidad del ambiente (si es riego, secano, ver las clases de suelo); segundo, elegir el ciclo de acuerdo a la fecha de siembra en que vamos a implantar y la localidad donde estamos; y tercero, optar por variedades de menor riesgo sanitario. En la mayoría de los ensayos de CREA e INTA se mide la susceptibilidad de las variedades y esa información está disponible”, explicó Poi.

“Con respecto a la densidad y estructura de planta, en secano estamos pensando en lograr entre 200 y 220 plantas por metro cuadrado en ciclo largo; en ciclo intermedio unas 250 a 280; y en ciclos cortos 330 plantas por metro cuadrado. En riego se puede aumentar un 10% en cualquiera de los ciclos”, detalló.

En resumen, la Mesa definió que lo que hay que hacer es maximizar mediante prácticas agronómicas la tasa de crecimiento de cultivo durante el periodo crítico. Esto es logrando la máxima intercepción de radiación posible con la temperatura ideal para el trigo, con fecha de ciclo y nutrición de cultivo (fertilización por nitrógeno), evitando cualquier tipo de estrés. “Pensamos que fertilizando bien el suelo podemos estar entre 12 y 16 kilos por milímetro de agua. Es decir que con 150/200 milímetros podemos pensar en 2.500 kilos en secano”, finalizó.

Conclusiones

-Planificación agronómica de cultivo (fecha de espigazón; cómo lo vamos a fertilizar; incorporación del fertilizante recordando que los precios están muy altos; en qué momento sembrar cada variedad y qué densidad vamos a poner, ver el perfil antes de definir la siembra…

-No olvidar los servicios ecosistémicos del trigo: en la rotación influye en el cultivo siguiente; hay un menor uso de herbicida respecto a barbechos largos; mejora la eficiencia del agua; aumenta la cobertura.

Nuevos paradigmas

Más allá de los consejos para el productor del Norte, la jornada se desarrolló bajo el lema “Nuevos Paradigmas en las Empresas Agropecuarias”. En esa línea, Lucas Andreoni, asesor privado de la Consultora Biored, habló sobre la importancia de los servicios ecosistémicos para el futuro del agro, y en vistas a una producción cada vez más sostenible.

Posteriormente, Carina Rossi y Facundo Arrieta, ambos de la firma Stoller Argentina, comentaron sus experiencias en el manejo de los Recursos Humanos, y el cambio de paradigma en las empresas, que pasaron de centrarse en el producto a enfocarse en la persona.

La licenciada en Tecnología Ambiental Karina García, y el coordinador del Proyecto Efluentes y Residuos de INTA, Nicolás Sosa, hablaron sobre la importancia de los nutrientes y el manejo de efluentes, poniendo foco en el incremento de rindes que se  puede lograr.

 

Y el encuentro finalizó con un panel integrado por tres productores miembros de CREA: Maximiliano Bartolini, Marcelo Domínguez y Pablo Magnano. Moderados por el emprendedor y facilitador Víctor Mochkofsky, contaron sus trabajos en Buenas Prácticas Agrícolas y las certificaciones de agricultura orgánica en sus establecimientos.

Para ver la Jornada Completa, hacer clic en el player.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias