viernes 27 de mayo del 2022

<<Volver al Inicio

Por suba de costos y presión impositiva, el Gobierno Nacional se queda cada vez con más renta agrícola

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

Por la suba de costos en los insumos para el campo y la consiguiente presión impositiva, el Gobierno Nacional se queda cada vez con una mayor renta agrícola.

En septiembre el número creció 1,6 puntos porcentuales respecto al trimestre pasado y marca que de cada $100 de renta del productor (ingresos menos costos), $63,40 quedan para distintos niveles de gobierno (nacional-provincial-municipal).

Una vez más Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) dio a conocer su medición trimestral sobre cuánto de la renta agrícola queda en manos del Estado.

Más costos, más impuestos
La principal razón por la que subió el índice que marca la participación del Estado en la renta agrícola es que se incrementaron los costos de los insumos para los productores argentinos.

Específicamente, los fertilizantes han presentado aumentos anuales de hasta el 50%. Pero los que más subieron fueron los fitosanitarios, con alzas de precios anuales mayores al 50% y hasta el 100%. Además, el gasoil ha sufrido aumentos de precios superiores al 70%, los costos de labores se han incrementado en un 70% y los fletes muestran aumentos cercanos al 85%, puntualiza el informe de la Fundación.

Y la pregunta del millón que formulan desde FADA es ¿por qué una suba de costos hace incrementar la participación del Estado?.

“Porque los mayores costos hacen reducir la renta, pero los impuestos no se reducen en la misma proporción. Esto pasa porque el principal impuesto son los derechos de exportación que se calculan sobre el precio de los productos y no sobre las ganancias que genera la producción”, explica David Miazzo, Economista Jefe de la entidad.

Los impuestos nacionales no coparticipables representan el 68% del total de impuestos que afronta una hectárea agrícola en Argentina. Acá están principalmente los derechos de exportación, a los que se le suma el impuesto a los créditos y débitos bancarios. Este es el mayor nivel desde 2019, momento en que FADA comenzó a medirlo.

«La mayoría de esos impuestos son nacionales no coparticipables, es decir, son recursos que se le están quitando a las ciudades del interior, principalmente por los Derechos de Exportación”, advierte el economista

El Índice
De esta manera, el Índice FADA ofrece distintas mediciones: el promedio de cultivos ponderados a nivel nacional marcó 63,4%, pero también muestra cómo se da en distintos granos. En el caso de la soja es 67,5%, en maíz 55,5%, en trigo 59,6% y en girasol 49,8%.

Y en cuanto a los índices provinciales, Córdoba registra un 63,1%, Buenos Aires 61,4%, Santa Fe 61,1%, La Pampa 62,9%, Entre Ríos 66,0% y San Luis 62,1%.

En estos resultados, se conjugan los rindes, los impuestos provinciales y locales y los fletes, que generan efectos diferenciados sobre cada uno de los cultivos. Así como la participación de cada cultivo en el área sembrada de cada provincia.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias