JORNADA INTERNACIONAL DE ADYUVANTES

Adyuvantes para Herbicidas: “¿Hay una Regla 85 para Sudamérica”? La pregunta de un experto de EE.UU.

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Adyuvantes
  • 0 Comentarios

La elección de los adyuvantes en función de las condiciones ambientales fue el foco de la presentación de Bryan Young, primer conferencista del exterior en el segundo día de la Jornada Internacional de Adyuvantes para Herbicidas 2021, transmitida Online desde Córdoba.

“¿Hay una Regla 85 para Sudamérica”? Fue la pregunta que hizo el experto de EE.UU.. Asoció de este modo a la “Regla 140” utilizada en Dakota del Norte para definir componentes a partir de una fórmula que toma en cuenta temperatura y humedad relativa.

De Pardue a Córdoba
El científico experto en malezas y profesor asociado de la Universidad de Purdue, Estados Unidos, aludió a la elección de productos y la toma de decisiones dentro de un marco diverso, en el que se pueden tener condiciones lluviosas, áridas, frías, condiciones de calor. Pueden cambiar las propiedades físicas de la gota.

Bajo medio ambientes áridos, la gota podría evaporarse rápido al moverse por el aire o sobre la superficie de la hoja, reduciendo la posibilidad de absorción en la planta. También puede influir en la composición de la cutícula de la hoja (fluidez). “Pienso en la cutícula como si fuera una barra de manteca. Cuanto más se entibia, más fluida se torna. Cuanto más se enfría, más rígida se torna. Entonces, en condiciones más cálidas, la cutícula se vuelve más fluida y más fácil para la penetración”, describió.

También reparó en la humedad relativa como forma de ver el nivel de hidratación de la cutícula de la hoja, ya que ésta no es sólo una capa sólida de cera. Hay bolsillos de aire asociados con ésta. Hay poros, y al incrementar la humedad en el aire, se incrementa la cantidad de agua que se va a asociar con esa cutícula. “Esencialmente, en condiciones de humedad más alta tenemos una capa de cutícula un poco más hidrofílica”, definió.

Papel de los surfactantes
En general, dijo, los surfactantes son agentes activos de superficie. Mejoran la asociación de la solución de pulverización con la superficie meta. En muchos casos en una aplicación será la superficie de la hoja. Con el surfactante, se incrementa el área de la superficie de una solución de spray contactando la hoja.

“También describimos los surfactantes como penetradores del agua. Entonces se espera que mejore el movimiento de esa solución de spray dentro de la hoja también. Hay algunos surfactantes que son buenos para la penetración, incluso en sustancias aceitosas. Hay otros que hacen lo que yo describo haciendo que el agua penetre reduciendo la tensión de la superficie. Hay muchos surfactantes e incluso las marcas, fórmulas de herbicidas que usamos en el recipiente. Pero los coadyuvantes colaboran con reducir esa tensión de superficie aún más para crear mejor contacto y mejor movimiento dentro de la hoja”, estableció.

Estaciones y ambientes
“Nuestras recomendaciones con respecto a los coadyuvantes van a variar dependiendo de las estaciones. Probablemente vamos a usar más coadyuvantes aceitosos en la quema antes de la estación de la plantación cuando está más fresco, y luego, de a poco, nos podemos mover hacia algo que sea menos agresivo como un no surfactante si se torna más cálido, porque la cutícula se vuelve más fluida”, mencionó el experto de la Universidad de Purdue.

Young avanzó en un abordaje región por región dentro del mapa agrícola estadounidense. En condiciones de calor húmedo, el empleo solo de surfactantes es considerado óptimo para los movimientos a través de la cutícula por el calor en condiciones húmedas.

En el cinturón maicero central, cálido y húmedo, la cutícula es más restrictiva que si estaría en calor extremo. “Existe la posibilidad de ver un beneficio de todos los coadyuvantes al moverse a través de esa cutícula que es un poco menos hidrofílica, ya que podría no tener tanta humedad involucrada”, apuntó.

Young anotó beneficios en el uso de los coadyuvantes con base en aceite bajo medio ambientes más frescos y áridos. “Más fresco es también donde tenemos un desafío en términos de lograr suficiente translocación para herbicidas sistémicos. Y es ahí donde el sulfato de amonio puede ser también beneficioso porque es más fresco, el movimiento dentro de la planta no va a ser tan bueno porque tenemos menos actividad metabólica por sobre todo. Entonces el agregado de AMS puede mejorar algo de la actividad sistémica que obtenemos de un glifosato similar a un herbicida”, observó.

La regla 140
Young recordó que los investigadores de la North Dakota State University, en una región con clima un poco más árido y fresco, tienen la Regla 140: toman la temperatura en grados Fahrenheit y la humedad relativa como un porcentaje. Si la suma está por encima de 140, un coadyuvante NIS puede ser suficiente porque eso significa que si está por encima de los 140, o es suficientemente cálido para una cutícula más fluida o bien la humedad es lo suficientemente alta para una cutícula más hidratada y con un surfactante es suficiente para permitir un movimiento hidrofílico en la hoja. Condición para usar sólo un surfactante.

Si la suma es menor a 140, amplió, eso significa o bien que está fresco o más árido, y allí es donde todos los coadyuvantes aceitosos pueden ser más beneficiosos.

Entonces, un ejemplo sería 85 grados Fahrenheit, lo que se traduce a próximamente 28, 29, 30 grados Celcius, que es común en Argentina. De los 85 grados F más 55% de humedad relativa, igual 140. “Entonces si hago la conversión 30+55 humedad relativa es 85. ¿Hay una regla 85 para Sudamérica?”, interrogó.

Y agregó que si estuviéramos por encima de los 85 grados F o 30 grados C “sentiríamos que es lo suficientemente cálido para que de hecho funcione. Depende de la humedad, luego de eso y de la química de los herbicidas que estamos aplicando. Si la química se trata de herbicida aceitoso, será mejor si se aplica con un coadyuvante aceitoso”, razonó Young.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.