MIM, SHOCK ELECTRICO Y ARENADO

Congreso de Malezas. 19 especies están esperando que nos equivoquemos para causar serios dolores de cabeza

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Malezas
  • 0 Comentarios

“Hay más de 110 especies relevadas de malezas que podrían convertirse en problemáticas: dentro de estas 19 especies están esperando que nos equivoquemos”, alertó el doctor Emilio Satorre, catedrático de la FAUBA, en el Congreso Argentino de Malezas 2021 de ASACIM.

La situación que presentó Satorre:

Espada de Damocles

Otro de los conferencistas del evento, el ingeniero agrónomo Horacio Acciaresi del INTA Pergamino, advirtió que el problema de las malezas resistentes “es la espada de Damocles” de la agricultura. “Debemos cambiar la manera de hacer las cosas, sino vamos a seguir sumando integrantes a la resistencia”,profetizó.

Ambos participaron de un tramo del Congreso en el que se debatió el Manejo Integrado de Malezas (MIM) y otros recursos para ponerle coto a las malezas.

El MIM
Satorre definió que el MIM es más que un enfoque holístico y que no se trata solamente de evitar el uso del control químico. “El manejo integral depende del conocimiento de la ecología de las malezas”; y que “no se trata de tener un cultivo libre” de yuyos, sino de construir lazos fuertes entre la tecnología de procesos y la ciencia de las malezas, junto al concepto ecológico.

“Hay que convertir la tecnología de insumos en una tecnología de procesos”, resumió.

Control eléctrico
En el mismo espacio, Carlos Torre, director de la firma Agritech, presentó una maquinaria para el control eléctrico de malezas, “una herramienta complementaria al uso de agroquímicos”, aclaró.

Se trata de dispositivos electrónicos, con un electrodo de alto voltaje incorporado a diferentes implementos agrícolas, que “permite realizar un control sistémico de las malezas, sin contaminar el agua y sin evidencia de alteración biológica del suelo. Es de bajo costo y sin riesgo para la salud del operario”.

Torre presentó como modelos una máquina para trabajar en surcos y un equipo de aplicación en cultivos (soja, maní, garbanzo y poroto mung y papa).

Desmalezamiento abrasivo
Por su lado, el profesor de la Universidad de Minnesotta, Frank Forcella, mostró sus experimentos en “desmalezamiento abrasivo” para evitar el control químico.

Se trata de un sistema similar al arenado para la limpieza de pinturas en superficie, pero aplicado con el desarrollo de maquinaria especial, llamada PAG Man (por ahora un tractor chico con manguera, pico pulverizador y sensores en hilera) que puede transportarse entre las hileras de un cultivo.

Forcella, miembro de la Sociedad Americana de Malezas, compartió experimentos realizados a partir del molido de residuos de cosechas (marlos de maíz, cáscaras de nuez, hollejos de uva, carozos de aceitunas, borra de café, arenilla extraída del suelo) que se pulverizan y se aplican contra las malezas.

En sus pruebas, Forcella aseguró que hubo “muy buen control y muy buenos rindes de los cultivos”, como el maíz; también se empleó en viñedos y manzanares, y las recomendó mayormente en intensivos u orgánicos. Una de las contras es el costo, ya que harían falta entre 250 y 500 kilos de residuos por hectárea.

“No hay daño sobre el cultivo si se aplica con cuidado”, aseguró. Aportó también que no sería más costosa que una aplicación de herbicida, aunque tiene la ventaja del uso del desecho de la cosecha (por caso por la enorme cantidad de marlo que queda en el Cinturón Maicero estadounidense).

Consignó finalmente que está la posibilidad del uso de estiércol como material abrasivo, que redundaría a su vez en el empleo del implemento como fertilizante.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.