UN GRANDE DE LA MAQUINARIA AGRICOLA

A los 85 años de edad, falleció Don Jorge Anaya, un “hacedor” de sembradoras

  • Por Juan Carlos Vaca
  • sembradoras
  • 0 Comentarios

A los 85 años de edad falleció Jorge Anaya, quién durante muchos años dirigió los desarrollos de sembradoras de la empresa cordobesa Agrometal y gestor de muchas de las innovaciones y mejoras de las máquinas de la marca.

Pero junto con esa autoridad que había alcanzado en base a inteligencia, esfuerzo y trabajo, Don Jorge se ganó el respeto y el cariño de quiénes trataban con él, por su humildad acompañada de una inseparable amabilidad.

Nuestro homenaje y recuerdo, a uno de los grandes hacedores de la maquinaria agrícola cordobesa y argentina.

Algunas de sus muchas creaciones
Alguién que sabe mucho de máquinas, Juan B. Raggio, memoró que Jorge Anaya “en su carrera de creaciones anotó innumerables logros, como el cuerpo de siembra para la distribución monograno en los años 80”.

Luego ubicaría un par de ruedas gemelas al costado del surcador pisando el suelo cerca de la descarga de la semilla, que definían de manera uniforme y precisa la profundidad de siembra.

Otro hito de Jorge Anaya fue la sembradora de baja altura, inspirándose en las carrocerías de Battista Pininfarina – el legendario diseñador de los Alfa Romeo, Ferrari y Lancia Aprilia- para imaginar las líneas de las sembradoras, recuerda también Raggio.

Y así diseñó las sembradoras de baja altura, con los laterales cubiertos con carenados de chapa y letras de la marca en sobre relieve realizadas en materiales distintos a la chapa, con colores brillantes y líneas elegantes, diferentes a lo visto hasta aquel momento.

También es para recordar que en los 90 desarrolló la primera sembradora que ofrecía de fábrica la transmisión electro hidráulica comandada desde la cabina del tractor o desde un navegador satelital. Entonces, se ajustaba la densidad de siembra sin detener la máquina (dosis variable), era algo realmente distinto en su momento.

Nos hemos tomado la libertad de transcribir estos párrafos de la nota recordatoria que escribió Juan B. Raggio por su saber en materia de “fierros”.

Igualmente, Raggio evoca que Don Jorge dejó un legado y un heredero: su hijo Ariel se dedicó a las máquinas y desarrollos para el campo, incursionando en una tendencia que hoy es ya un componente corriente, las herramientas de la agricultura de precisión, creando para ellas su propia empresa, Tim Argentina.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.