INFLACIÓN Y PRECIOS

“No es la carne, estúpido”: no lo dice Clinton, lo afirma la industria cárnica

  • Por Claudio Vaca
  • Noticias
  • 0 Comentarios

En estas últimas semanas mucho se ha hablado de la suba del precio de la carne y de la idea de imponer precios máximos a cortes populares para “cuidar la mesa de los argentinos”.

Pero ni la carne es responsable de la inflación que carcome el bolsillo de los argentinos, ni tampoco intervenir el mercado es la receta que solucionará todos los problemas, sino el aliento a la inversión es la que permitirá un mercado más competitivo, con más producción y oferta.

Estas son algunas de las ideas centrales que el Dr. Daniel Urcia, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) expone en su nota editorial mensual que publican en el boletín de la entidad.

«No es la carne, estúpido»
Estableciendo cierto paralelismo con un viejo eslogan de la campaña presidencial del ex presidente norteamericano Bill Clinton “es la economía, estúpido” desde la industria cárnica parecen enviar un mensaje directo al gobierno nacional con una frase parecida: “No es la carne, estúpido” para explicar que no es la responsable de la inflación y los aumentos de precios.

“Los aumentos en el precio de la hacienda y por ende en la carne tienen su explicación absolutamente en razones productivas, no se trata de un mercado donde un par de vivos se ponen de acuerdo y suben los precios, por el contrario, es el ejemplo de un mercado de competencia perfecta de Argentina en donde la abundante oferta de ganado para faena impulsa a la estabilidad de valores, y la menor oferta impacta inmediatamente en una suba de precios y ninguna medida externa puede modificar este funcionamiento”, explica Daniel Urica.

En base a esta reflexión, presidente de FIFRA se pregunta: “ahora bien, ¿el poder adquisitivo del salario se vio erosionado por la inflación en varias décadas, eso es responsabilidad de la carne? Esta misma pregunta se la hice a un economista extranjero y me respondió “of course not, nobody could think that” (por supuesto que no, nadie puede pensar eso)”.

Po eso sostiene, que la idea del gobierno nacional de “intervenir en el mercado de carnes de cualquier manera es la peor receta de aplicar y tiene como resultado precios muy caros al cabo de dos/tres años, como ya ocurrió en 2010/2011”. Y agrega, “intervenciones del Estado en los mercados desalientan la producción y encarecen los productos en el mediano plazo”.

En este sentido, trae a la memoria que la Argentina produjo 133 kilos de proteína animal por habitante en 2020, mientras que en el año 2010 (cuando gobernada el peronismo) una década atrás se produjo 112,3 kilos, lo que representa 15% menos. El año 2011 fue el de menor producción de carne vacuna y en conjunto con 2010, donde el salario solo alcanzaba para comprar 106 kilos de carne.

Avanzando en su editorial, Urcia destaca que “el consumo total de carnes en nuestro país nos coloca en la cúspide de los mayores consumidores mundiales y en el caso de carne bovina en el puesto número 1 e indiscutido de ese ranking ya que el destino principal de todas las producciones bovina, porcina y aviar es el mercado doméstico”.

Estas consideraciones lo llevan a afirmar que en la industria cárnica “tenemos producción suficiente para abastecer el mercado doméstico y la exportación”.

“No desconocemos qué hay sectores de población que requieren de asistencia y consideramos que deben recibirla en forma directa, pero generar intervenciones para “todos” implica que la reciben quienes no lo necesitan y se dilapidan esfuerzos y recursos. ¿Tiene sentido subsidiar el asado al segmento abc1 de la población?”, reflexiona el ejecutivo.

Según Urcia, “la corrección de precios era inevitable y necesaria, las variables externas (valores y demanda) e internas (costos de producción, están encontrando su equilibrio”, lo que lo lleva a pronosticar que “eso nos asegura que habrá estabilidad de valores de referencia durante el próximo trimestre”, concluye.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.