domingo 22 de mayo del 2022

<<Volver al Inicio

“Un cuento chino”: régimen de Xi Jinping dice que el COVID-19 se originó en alimentos congelados importados

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

Casi un año después de los primeros brotes de COVID-19, el régimen de Xi Jinping ahora intenta imponer un nuevo relato sobre el origen del virus y sostiene que no nació en un mercado húmedo chino, sino en productos congelados importados.

En la mira, figuran varios países que exportan sus productos al gigante asiático, entre los que figuran varios latinoamericanos. Recientemente, la aduana china suspendió momentáneamente a establecimientos frigoríficos argentinos aduciendo que se había detectado el virus en empaques de carne.

El coronavirus, hasta el momento, se ha cobrado la vida de 1.537.785 personas en todo el mundo, según datos registrados por la Johns Hopkins University of Medicine, y actualmente hay temores a nuevos rebrotes principalmente en países europeos. Estados Unidos es el país con más contagiados y muertos.

“Un cuento chino”
Parece que el Coronavirus no se originó ni en la sopa de murciélagos ni en los guisos de pangolines ni tampoco en el mercado de animales vivos de Wuhan, provincia de Hubei, sino que se originó en otras latitudes, según el nuevo relato que intenta imponer el régimen chino.

Más precisamente, sostienen que el COVID-19 fue transportado por paquetes de alimentos congelados que fueron exportados por otras naciones a China.

Ésta es la “nueva teoría” difundida por el diario Globa Times, una de las principales herramientas de difusión del régimen conducido por Xi Jinping. El periódico es un órgano dependiente del Partido Comunista Chino (PCC) y es la voz del partido ante el mundo.

“Nuestro conocimiento del nuevo virus se ha profundizado en los últimos meses, y dado que se descubrió que los crecientes brotes esporádicos en China estaban relacionados con productos importados de la cadena de frío de otras partes del mundo -incluidos Europa y el continente americano- en los cuales se descubrieron signos del coronavirus antes de Wuhan, plantea una nueva hipótesis: ¿el brote temprano en Wuhan se originó a partir de alimentos congelados importados?”, se interrogan los tres periodistas Zhao Yusha, Cao Siqi y Fan Lingzhi autores de la “investigación”.

Según los reporteros “algunos políticos y medios occidentales intentaron cambiar la narrativa de sus propias deficiencias apuntando y acusando a Wuhan como siendo ‘donde comenzó el coronavirus’ “.

En este sentido, sostienen que “no se puede descartar la posibilidad de que el coronavirus se haya transmitido de los productos de la cadena de frío a Wuhan, o más específicamente, al mercado húmedo de Huanan, donde alguna vez prevaleció la venta de productos congelados”. Incluso, el medio oficial del Partido Comunista Chino, desliza la teoría de que la población de Wuhan bien pudo ser una víctima de otras naciones que esparcieron el virus por la región y por el resto del planeta.

“Las infecciones repetidas causadas por productos importados de la cadena de frío y los informes sobre cómo se encontraron signos de coronavirus en otras partes del mundo impulsaron a los virólogos a pensar si Wuhan también era víctima de dicha ruta de transmisión”, señala el artículo del GT.

Para solventar esta teoría conspirativa “Wu Zunyou, epidemiólogo jefe del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijo que, en retrospectiva al brote temprano en Wuhan, los pacientes provenían principalmente del área de mariscos congelados”.

Por eso, en la mira del régimen asiático figuran varios países, entre los que están algunos latinoamericanos como Ecuador, Chile, Brasil y Uruguay, entre otros.

“La ciudad (Wuhan) también importó bistec australiano, cerezas chilenas y mariscos ecuatorianos antes de 2019, según la información del sitio web de la oficina de comercio de la ciudad”, puntualiza la nota del GT.

El artículo periodístico, también se refiere a las declaraciones publicadas por el Departamento de Comercio Provincial de Hubei que muestran que entre 2018 y 2019, se concretaron importaciones carne de Canadá, Brasil y España. Además, informa que “un empaque exterior de carne congelada importada de Brasil y Uruguay a Wuhan dio positivo por coronavirus, dijeron los CDC de Wuhan el domingo”.

Para explicar su «teoría» sobre el origen del virus, la publicación se vale de una infografía que procura establecer una línea del tiempo sobre la «historia» de la pandemia, en la cual dan a entender que no se habría originado precisamente en China:

La idea nunca se nos pasó por la cabeza antes. Pero ahora parece plausible que el virus haya sido importado a Wuhan a través de productos importados de la cadena de frío”, dijo Yang Zhanqiu, subdirector del departamento de biología de patógenos de la Universidad de Wuhan, al diario chino.

“Siguiendo estas pistas, se encontró que los productos del mar importados de varios países estaban contaminados con el nuevo coronavirus. Posteriormente, las autoridades aduaneras chinas en muchas ciudades de todo el país realizaron pruebas de productos cárnicos o mariscos congelados importados y encontraron que muchos de estos productos dieron positivo por coronavirus”, señala el periódico en su informe.

De esta manera, el régimen conducido por Xi Jinping intenta crear una nueva narrativa que lo exculpe de la responsabilidad de no haber alertado al mundo a tiempo y de no haber tomado medidas para contener la propagación de la nueva cepa. Y, en cambio, desde Beijing se abocaron a acallar a los médicos que alertaban sobre la enfermedad respiratoria que estaba matando a cientos de pacientes en Wuhan.

Lo que no explican los “investigadores” consultados por el diario chino es por qué si el virus ya estaba en otras partes del mundo, el brote más significativo y descontrolado se vivió en Wuhan y no en los países donde habría nacido. También resulta extraño que otros envíos de comida congelada a otras partes del mundo no hubiera ocasionado el mismo resultado letal que en China.

Desde el inicio de la pandemia, China ha denegado el acceso a investigadores independientes internacionales para determinar qué ocurrió en Wuhan y sobre todo saber por qué se demoró en informar sobre la letalidad del virus.

Rememorando el título de la película de Sebastián Borensztein, protagonizada pro Ricardo Darín, pareciera que estamos ante “un cuento chino”. La ciencia y el tiempo, se encargarán del resto.

*El artículo completo del Global Times, haciendo CLICK AQUÍ

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimas noticias