CARTA AL SENADOR

Impuesto a la Riqueza: la Mesa de la Producción de Córdoba le pide a Caserio que no vote la ley

  • Por Claudio Vaca
  • Impuestos
  • 5 Comentarios

Ya tiene media sanción de Diputados el proyecto de ley de creación de un nuevo impuesto patrimonial con la pomposa denominación de “Aporte extraordinario y solidario para ayudar a morigerar los efectos de la Pandemia”. Y en estos días será aprobado por el Senado, a donde se descuenta que el gobierno nacional reuniría holgadamente los votos necesarios para convertirlo en ley.

Desde la Mesa de la Producción de Córdoba, le enviaron una fuerte carta al senador cordobés Carlos Caserio exhortándolo a que no vote esta ley por considerarla “indiscutiblemente inconstitucional” y porque “afectará a empresas de todos los sectores gravando bienes afectados a la producción”.

La entidad, que nuclea a sectores del campo y la industria de Córdoba, ya se había pronunciado en contra del Impuesto a la Riqueza impulsado por los diputados oficialistas Máximo Kirchner y Carlos Heller.

Carta a Caserio
La Mesa de la Producción de Córdoba le dirigió una carta al senador oficialista Carlos Caserio en la que le piden “enfáticamente que se oponga al proyecto de ley y que actúe en resguardo de los intereses de los cordobeses”.

En este sentido, argumentan que el legislador no debería votar la ley porque es inconstitucional por su “confiscatoriedad, discutida retroactividad y trato desigual infundado”, y porque “en términos económicos, generará exactamente el efecto contrario de lo que dice promover”.

“En lugar de tratarse de un impuesto a la riqueza sería en verdad un nuevo impuesto a la producción”, sentencia la entidad en otro párrafo de la misiva enviada a Caserio.

Además, alertan que con esta ley que impulsa el gobierno nacional “se lograría incrementar la ya excesiva carga tributaria, desincentivar la producción, la inversión y la confianza en Argentina”.

De esta manera, exhortan a Caserio a votar en contra del impuesto, porque “para Córdoba representaría una injusta transferencia de recursos desde nuestro aparato productivo local hacia el ámbito federal”.

La carta completa de la Mesa de la Producción de Córdoba, a continuación:

5 Comentarios

  1. A buen monte van por leña. La persuasión no va con esta gente, amiga de apropiarse de los dineros ajenos y de los esfuerzos de los otros. Solo entienden de la fuerza; solo un movimiento como el del 2008, los puede hacer retroceder; en buen romance: rebelión fiscal

  2. El peronismo de Córdoba se está kirchnerizando !!! Ya está lleno de ñoquis y acomodados de la Cámpora por todos los ministerios !!! Y Schiaretti lo avala !! Yo lo vote pero nunca más !!! Me defraudó !! Los kirchneristas arruinaron lo poco que quedaba en el país y parece que Córdoba así…. Marcha por ese rumbo !!!! Basta de ñoquis y acomodados !!!! Eso también es corrupción !!!

  3. Este señor es una VERGUENZA para la provincia de Córdoba !!! Es el tipo que dijo que los políticos son una clase superior !!! Miserables palabras . Cordobeses hay que aprender a votar bien para no tener a estos tipos en cargos dónde se hacen millonarios y se perpetúan en los cargos !! Tendrían que votar una ley para que solo estén a lo sumo 8 años viviendo de la política y después que se dediquen a la actividad privada si o si. Hay que terminar las reelecciones de una vez por todas para no seguir teniendo que aguantar a estos tipos !!

  4. caserio, es el fiel reflejo de la decadente pandemia Kirchnerista que azota el pais…
    es un reverendo hijo de mil puta con todas las letras….un mamarracho, un veleta, una basura mal oliente, (una especie de sergio masa cordobes), un ser despreciable que solo obedece sus intereses sin importarle un carajo el daño que causa y causara, pues que empresa querra invertir o quien querra realizar algun emprendimiento, en un pais con gobernantes de esta calaña..

  5. El Senador Caserio acaba de hablar por Cadena3, diciendo que los productores están totalmente equivocados. Lamentable «Relato»


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.