IMPULSADO POR EL GOBIERNO

Para el campo, el «Impuesto a la Riqueza» es un impuesto a la producción y afectará a miles de pymes

  • Por Claudio Vaca
  • Impuestos
  • 1 Comentario

El gobierno nacional confía en convertir en ley, antes de fin de año, al denominado Impuesto a la Riqueza impulsado por Máximo Kirchner, ya que en ambas Cámaras del Congreso cuenta con los votos necesarios para que así sea.

Ante la inminencia, entidades del agro alertan que más que un impuesto a la riqueza es un impuesto a la producción, que genera incertidumbre, desincentiva la inversión y le pega de lleno a miles de pymes agroindustriales.

Por de pronto, este martes se trataría en la Cámara de Diputados en la que el Frente de Todos tiene votos de sobra, entre ellos, los de los cuatro diputados cordobeses que responden a Schiaretti: Carlos Gutiérrez, Alejandra Vigo (esposa del gobernador), Paulo Casinerio y Claudia Márquez que han avisado que votarán a favor.

A continuación, la posición de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias, la Sociedad Rural de Jesús María (SRJM), Fundación Barbechando y CARBAP.

“No hay lugar para más impuestos”
Desde la Sociedad Rural de Jesús María (SRJM) alertan que el impuesto impulsado por el gobierno nacional es “inconstitucional por su carácter confiscatorio, su retroactividad, por no contemplar la capacidad contributiva y por desigual”.

No genera más que incertidumbre y falta de señales claras para el sector”, sostiene la entidad del norte cordobés.

Para la SRJM, el impuesto es un desincentivo a la producción y a la inversión. “No hay lugar para más impuestos”, sentencia en un comunicado.

Tributo Confiscatorio
Para la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA) el denominado “Aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia es otro nuevo impuesto que se suma a la larga lista de tributos, tasas y gravámenes, entre los que se incluyen los derechos de exportación».

Alertan que “el impuesto a la riqueza es un tributo confiscatorio, que atenta contra la inversión la incorporación de tecnología y la creación de empleo”.

En este marco, las entidades señalan que se castiga al sector agropecuario “con un nuevo impuesto que compromete sus activos y su capacidad exportadora y generadora de empleos”.

Además, critican al proyecto impulsado por el gobierno por ser contrario al federalismo “ya que al no ser coparticipable genera nuevas transferencias de recursos desde las economías provinciales al poder central”, expresa el comunicado firmado por la SRA, CRA, CONINAGRO y FAA.

“Segunda pandemia”
Para la Fundación Barbechando, entidad especializada en reflejar la actividad parlamentaria relacionada con el campo, el impuesto a la riqueza será “una segunda pandemia para las Pymes y el empleo”.

Sostienen que le pegará de lleno a miles de pymes agroindustriales, agroalimenticias, fabriles y de servicios porque «grava de forma directa el capital de trabajo, los bienes de cambio, la maquinaria y los equipos”, explican.

La entidad alerta que aprobar la ley “generará un daño enorme a la actividad económica”.

Una ley prejuiciosa
“Destacamos y remarcamos la prejuiciosa aplicación de esta ley para los productores agropecuarios”, expresa en un comunicado la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP).

Explican que el impuesto impulsado por el gobierno nacional “toma en consideración los activos aun cuando los mismos tengan pasivos”. Y a modo de ejemplo mencionan el caso de muchos contratistas rurales con cosechadoras que aún no han terminado de pagar y de las cuales son dueños de un porcentaje, imputándose para el impuesto el total del valor del bien.

También alertan que “este impuesto/aporte no mantiene las prerrogativas que alcanza la ley del impuesto a los bienes personales (en su artículo 21 inciso f, en donde quedan exceptuados los bienes e inmuebles utilizados en la producción agropecuaria), la cual claramente diferencia sobre bienes de carácter suntuario o financieros, de bienes de carácter productivo como son las parcelas rurales”.

Por todo esto, CARBAP sostiene que este “nuevo impuesto terminarà afectando la inversión, el empleo y la producción”.

¿Que está pasando, nos estamos autosaboteando?”, concluyen.

Los respectivos comunicados publicados en las últimas horas por las entidades:

 

1 Comentarios

  1. Hola buen día, la verdad que no es grata la noticia de más impuestos, los argentinos no dan másss, aparte es un lío manejar tantos impuestos, es necesario de manera urgente una reforma tributaria que simplifique el sistema, y que los más tienen y ganan sean los que mas pagan !!!! de una vez por todas !!! y no recaiga siempre la mayor parte sobre la clase media.La afip tiene que controlar que paguen, para eso están !!!
    Este impuesto a la riqueza,si es por única vez, y excepcional , es válido en esta situación pero hay que utilizar bien ese dinero, sino estamos en la misma !!!
    El inmobiliario rural, hay que hacerlo aún mas equitativo, se debería tener en cuenta el productor que vive en el campo, de aquel no que no vive en el campo, diferenciar aquel que trabaja el campo, de aquel productor que lo alquila para que lo trabaje otro, hay que premiar el trabajo, el arraigo a la zona rural, el trabajo rural digno,es necesario promover el desarrollo social en el entorno rural,que la gente se quede y prospere a partir y en el campo, un primer paso que premia al que hace las cosas bien, son las bpas , excelente iniciativa, donde debería tenerse en cuenta también aportes diferenciales a los pequeños productores. El sistema debe ser equitativo !!!!!!!!


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.