CHARLAS GRANADERAS

Carne: se pronostica un aumento del precio de la carne entre diciembre y enero

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Carne
  • 0 Comentarios

Se espera una suba en el precio de la carne repartiéndose en el transcurso de diciembre y enero: si se demorase un poco, a más tardar en la segunda quincena del primer mes del año que viene.

Este fue uno de los datos que dejó la última Charla Granadera organizada por la Asociación de Frigoríficos de Córdoba (AFIC) y la Federación nacional del sector (FIFRA), con el apoyo del IPCVA, en la cual disertó el analista de mercados ganaderos Ignacio Iriarte.

Con posterioridad a la reunión, Daniel Urcia, director ejecutivo de AFIC y presidente de FIFRA, le comentó a Agroverdad que ese incremento se ubicará en un rango de entre el 10% y 20%, variable según el abanico de categorías.

“Pero –se ocupó en destacar- es sabido que las recomposiciones de precios de la carne se producen en algún momento del año y después “se planchan” por varios meses, de modo que hay que tomarlo como algo que es normal que ocurra en el mercado argentino y no éscandalizarse pensando o hablando de que la ganadería y el sector frigorífico actúan con insensibilidad social e inescrupulosidad: son circunstancias que todos los años suceden y es natural que así sea, los valore no pueden mantenerse estancados cuando todo sube”.

>> Suscribite o suscribe a un amigo a nuestra News LetterCLIC AQUÍ.

El consumo interno
Iriarte reparó en que, por un lado, la gente vuelve a reunirse para un asado y vienen las fiestas de fin de año y un período de vacaciones veraniegas que, en esta ocasión, será muy particular. “La gente ha vuelto a comer asado”, insistió el analista.

El consumo se ha mantenido, no obstante números negativos de la economía. “Es difícil que baje de los 50 kilos” apuntó Urcía. Iriarte había hecho notar que aún con una elevadísima pérdida de puestos de trabajo, que debieran hacer suponer una caída del consumo y de los precios, éstos se han manenido por arriba del nivel de inflación.

A pesar de todas las adversidades que se han presentado desde marzo, para Iriarte en materia de ganadería y carne “se ha pasado bastante bien la pandemia”,
habiéndose podido abastecer adecuadamente al mercado interno a la vez que se ha mantenido la tendencia al crecimiento en las exportaciones.

Un nuevo proceso
En Argentina, “se va armando un proceso inesperado”, con un consumo per cápita de 50 kilos y una exportación de un millón de toneladas.

Interpretó que esta tendencia exportadora, el actual gobierno nacional «no le pondría freno». Esta apreciación, tomando en cuenta la experiencia que se ha tenido con administraciones peronistas, pero hoy necesitada imperiosamente de divisas.

Está claro que el motor que ha empujado las ventas externas ha sido China, que terminará el año asignando 30.000 millones de dólares a sus importaciones totales.
En Porcinos, aún cuando continua comprando, también está mejorando sus propios niveles de producción luego de las crisis de la peste porcina africana. “Está recomponiendo sus stocks” con emprendimientos espectaculares, como complejos productivos de 15 o 20 pisos.

Además, está haciendo fuertes compras de maíz, que este año serán de entre “20 y 30 millones de toneladas”, mencionó el experto, lo cual ha introducido un factor desconocido en el mercado.

En producción aviar, China “incrementó en 3,5 millones de toneladas la producción de pollos”.

China y la carne vacuna
“En carne vacuna, no tiene posibilidad de aumentar su propia producción, lo cual nos encuentra a nosotros estratégicamente situados. Los únicos que podemos aprovechar la situación somos Brasil y Argentina”, sostuvo Iriarte.

Solo habría que tomar en cuenta que después de las fiestas del nuevo año lunar chino, puede haber una circunstancial menor demanda. Aparte, ante su poder de demanda, China va a hacer pesar en los precios esa posición “dominante”.

Juzgó que la situación de Europa, como mercado, “es grave”. Con la Cuota Hilton “el teléfono está apagado, directamente no contestan”, mientras que están atrasando las compras de la Cuota 481.

En cambio, con Israel “vamos bien”, hasta ahora.

¿Qué hay detrás de las compras chinas?
Un dato al que no hay que perder de vista, en términos de política mundial. China es un país hermético en relación a sus estadísticas y planes. Con las compras de alimentos “está haciendo algo que no sabemos exactamente por qué”, dijo Iriarte. Una de la hipótesis es que podría estarse preparando para “una crisis alimentaria”.

El tema fue mencionado también días atrás –en una jornada de la empresa Tecnomyl- por el analista de mercados agrícolas Enrique Erize, quién atribuyó ese mismo dato a una recomposición de stocks o a que Pekín tiene en perspectiva una acción bélica sobre Taiwan, isla (y país democrático) que el régimen comunista hace 70 años que reclama como suya.

La eventualidad de una “crisis alimentaria” podría, tal vez, asociarse igualmente a otros vaticinios que se han escuchado de distintas fuentes –incluso en la Argentina- respecto a que a la pandemia del COVID-19 sucederán grandes hambrunas.

Datos negativos, visión optimista
En el análisis de la situación de la producción argentina Iriarte se refirió a que los feed lots están vaciándose, porque los números están apretando. La recomposición del precio del maíz es un factor que empuja esa salida. En este contexto consideró que el engorde a corral tendería a ser de ciclo corto para reducir la incidencia del maíz en el proceso productivo y con esos animales se abastecería al mercado interno.

La sequía, entretanto, va a provocar una merma en los índices de preñez, destete y producción de terneros, que se va a reflejar en 2021 y en 2022.

“No es un desastre”, remarcó, pero son problemas que habrá que ir analizando. Estimó que en esos dos años habrá unos 300.000/400.000 teneros menos.

Pero aún con esas adversas informaciones, Ignacio Iriarte se declaró “muy optimista” en relación al futuro de la ganadería.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.