JORNADA DEL IPCVA

Leer correctamente las señales que está emitiendo el mercado de ganados y carnes

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Ganadería
  • 0 Comentarios

“El precio de la haciendo ha tendido a quedarse estancado”, sostuvo Daniel Urcia, presidente de FIFRA (Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas), durante un análisis de la situación del mercado de ganados y carnes en la jornada ganadera virtual a campo que el IPCVA realizó en la zona de Río Cuarto.

El experto apuntó así a desmitificar algunas ideas respecto a los valores de la carne que, efectivamente, experimentaron una suba en el comienzo de las Cuarentenas –a partir del 20 de marzo-, que obedeció a la ansiedad de la población por “stokearse” ante la incertidumbre que causó la inédita situación.

Los mismos precios que en marzo

Una vez que la gente se convenció de la normalidad del abastecimiento del producto “el precio de la carne empezó un retroceso” y actualmente “tenemos los mismos precios anteriores al 20 de marzo”.

Por la conjunción de ambos factores, es que se ha verificado “un incremento del consumo per cápita en torno a los 4 a 5 kilos por habitante, pero lo ha hecho en función de los precios”, precisó Urcía.

Exportaciones a China: cayeron U$S 200

En cuanto a las exportaciones, trajo a referencia los datos que el mismo IPCVA difundió hace pocos días, en el sentido de que han registrado mayores volúmenes de embarques “pero a menor valor de la tonelada, que ha descendido de 5.100 dólares en el primer cuatrimestre de 2019 a 4.920 dólares en 2020, lo cual es una caída importante”, que, consecuentemente, “repercute en el poder de compra de la cadena”.

“Por eso –ratificó-, vemos que el precio de la haciendo ha tendido a quedarse estancado: el novillo no ha tenido valor por no tener colocación sus cortes consecuencia de que recién se están retomando las operaciones con Europa; el precio de la vaca no se ha movido debido a que las exportaciones a China se están haciendo a menor valor; y vemos que solo está teniendo valor el ternero o la hacienda de invernada”.

Luces amarillas

A esto último, “analistas lo vinculan a precios de inversión o como valor de resguardo que no tienen mucha relación con la actividad productiva, que nosotros lo destacamos porque son de esas luces amarillas que uno tiene que empezar a mirar para tratar de avizorar los escenarios: en ganados y carnes siempre los efectos se producen en el mediano y largo plazo, entonces empezar a detectar los síntomas a tiempo puede significar tomar los debidos resguardos para que a futuro no tengan un impacto superlativo”.

En ese marco, Urcia calificó “una buena noticia, que el mundo va a continuar demandando carnes, con China afirmándose como el gran importador por encima de todos los demás mercados”. Pero para aprovechar las oportunidad, hay mucho trabajo que hacer fronteras adentro y fronteras afuera.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.