INFORME DE LA CONAE

Con Cuarentena y Coronavirus las vacas siguen pastando y la contaminación disminuye, ahora en Argentina

  • Por Claudio Vaca
  • Coronavirus
  • 0 Comentarios

Varios aprendizajes van dejando la irrupción y el avance del Coronavirus en el mundo, uno de ellos de constatación empírica a través del análisis de datos que arrojan mapas satelitales, es la notable disminución de la contaminación ambiental producto de la Cuarentena global y el consiguiente parate en la actividad humana.

Ahora, ha sido la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) la encargada de difundir información que muestra el descenso de la cantidad de dióxido de nitrógeno en el área metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y Córdoba, comparando los días previos con los posteriores al aislamiento obligatorio.

Días atrás, y en igual sentido, se conocieron mapas sobre China e Italia que también comparaban la misma situación, antes y después de la Cuarentena en esas zonas evidenciando una mejora en la calidad del aire producto de la casi nula actividad industrial.

De esta manera, una vez más queda en evidencia que mientras gran parte de la población mundial está recluida en sus hogares y el campo ha seguido produciendo sin parar su actividad, estos mapas sobre la Argentina contribuyen a despejar los prejuicios y la supuesta responsabilidad en el cambio climático que se le achaca a la producción agropecuaria y a la ganadería en particular.

En Argentina
Los mapas difundidos por la CONAE muestran una escala de la abundancia de NO₂ detectada por el sensor TROPOMI a bordo del Satélite Sentinel-5P de la Agencia Espacial Europea (ESA), medida en micromol por metro cuadrado (mol/m2). Este espectrómetro es capaz de monitorizar gases como el ozono, el metano, el monóxido de carbono, el dióxido de nitrógeno o el dióxido de azufre presentes en la atmósfera.

Según se observa en las referencias, indican en color marrón oscuro la mayor abundancia de NO₂ en los centros urbanos de CABA y Conurbano bonaerense durante las fechas previas a la cuarentena (13 y 16 de marzo) y una drástica disminución en las fechas posteriores (20 y 23 de marzo).

“Los puntos más dispersos geográficamente en tonos amarillos indican contaminantes transportados por las condiciones meteorológicas presentes. Por ejemplo, los días viernes 13 y lunes 16 de marzo se observa cómo estas nubes se dirigen hacia el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, hacia zonas con menos densidad poblacional, pero cada día con un comportamiento particular”, explica el organismo en un comunicado.

Eventos similares se están analizando actualmente en otras capitales de provincias de la Argentina, como por ejemplo en la ciudad de Córdoba donde se constató un promedio de datos de fechas que van del 10 al 18 de marzo y del 20 al 28 de marzo, que permiten mostrar la disminución de NO₂ detectado desde el espacio.

“Mediante datos de satélites elaboramos mapas y monitoreamos diversas temáticas para uso en actividades socioproductivas, medioambientales y salud. Dentro de la difícil situación de la cuarentena obligatoria, hemos podido evaluar estos cambios tan drásticos de concentración de NO₂ en áreas urbanas, utilizando información de origen espacial”, explicó Sandra Torrusio, Gerenta de Vinculación Tecnológica de la CONAE.

Como se comentó, días atrás también la Agencia Espacial Europea y la NASA difundieron mapas de China que demostraron cómo había mejorado la calidad del aire y cómo se había reducido en un 25 % el dióxido de nitrógeno (NO2) en la zona con la cuarentena poblacional e industrial.

Como se advierte, mientras el campo no para y sigue produciendo, la contaminación desciende en las urbes y grandes centros poblacionales a medida que disminuye la actividad industrial.

Se estima que la contribución de la ganadería bovina al calentamiento global es del orden del 10 %, y solo la mitad podría ser achacable a los estómagos de las vacas. Las pobres sólo tienen la culpa del 5 %, según cálculos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC).

Ves, al final las vacas no eran tan responsables del cambio climático, ni en el mundo ni en Argentina.

*Desde el organismo informaron que los interesados en acceder a estos mapas pueden comunicarse con Atención al Usuario al mail atencion.usuario@conae.gov.ar

*Fuente: CONAE

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.