ESTE MEDIODIA

Una primera lectura del traspaso del mando presidencial de Mauricio a Alberto Fernández.

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Política
  • 0 Comentarios

El presidente entrante, Alberto Fernández, recibió de parte del presidente saliente, Mauricio Macri, los atributos del mando del Estado argentino. Un traspaso normal que no ocurría desde 1928.

Ojalá fuera un signo de nuevos tiempos. Los hechos, fundamentalmente los del oficialismo que conduce la dupla Fernández-Fernández, dirán si será un nuevo tiempo o el pasado que vuelve más escabroso y totalitario.

Tono moderado, pero …

El discurso inaugural de la gestión de Alberto Fernández estuvo regido por un tono moderado. Convocó a cerrar la grieta y a superar enconos. Aunque varios conceptos y párrafos dejan margen a interrogantes de cómo se traducirán en el ejercicio efectivo del gobierno.

Quedó abierto un gran signo de pregunta, cuando dijo: «Hemos visto persecuciones indebidas y detenciones arbitrarias inducidas por los gobernantes y silenciadas por cierta complacencia mediática. Por eso hoy vengo a manifestar frente a esta Asamblea y frente a todo el Pueblo Argentino, un contundente Nunca Más»». ¿Preámbulo para alguna decisión respecto a ex-funcionarios K imputados por la justicia?.

Ese signo de pregunta se agrandó al adelantar que «en los próximos días vamos a enviar al Parlamento un conjunto de leyes que consagren una integral reforma del sistema federal de justicia».

Igual que siempre

Algunas notas discordantes las puso, como siempre Cristina Kirchner, que no quiso firmar el libro de actas con la misma lapicera que lo había hecho Macri (la Vicepresidente pidió una propia, de oro). Y miraba para otro lado o dió con desgano la mano al presidente saliente.

La locutora oficial insistió en presentar al nuevo mandatario como «el presidente de la unidad de los argentinos».

El acto en el Congreso, en general, transcurrió por carriles bastante normales, sin agresiones. Al menos, a la vista de las transmisiones televisivas. Salvo la «marchita» cantada con fuerza cuando entró Macri.

Para el campo

Para el campo, mayormente nada. Lo que obliga a aguardar cuáles pueden ser sus primeras medidas. Basicamente, expresó un par de generalidades y buenas intenciones: no dijo nada en particular.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.