JORNADA DE MALEZAS RESISTENTES

Los casos concretos de Sandro Raspo: con cultivos de cobertura baja en forma rotunda el uso de herbicidas

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Cultivos de cobertura
  • 2 Comentarios

¿Pueden los cultivos de servicio controlar las malezas? Sandro Raspo, productor y asesor técnico, responde convencido a partir de sus propias experiencias, que lo han convertido en un referente de ese manejo. En la 1ra. Jornada de Malezas Resistentes en Córdoba ponderó la doble función de controlar las malezas y cuidar el ambiente que cumplen los cultivos de cobertura.

“Con soja y maíz sobre centeno rolado, lo que logramos es bajar la temperatura; en octubre, esta opción permite que no venga maleza, como yuyo colorado. Conseguimos un efecto residual herbicida del cultivo de cobertura y logramos bajar drásticamente el uso de principio activo de herbicida”, mencionó.

“Estamos adelantando fechas de siembra y aumentando la densidad para que los cultivos de cobertura (caso vicia) nos produzcan los controles ecológicos de malezas”, precisó.

Efectos del rolado
La finalización del cultivo de cobertura se lleva adelante mediante rolado, lo que impide el surgimiento de malezas. Enumeró que en cultivo de soja, el promedio de las últimas tres campañas sin cultivo de cobertura se requirieron 4.500 gramos de principio activo, en tanto que con cultivo de cobertura 1.323 gramos por hectárea.

Pero en la última campaña, con siembras al voleo, sólo se utilizaron 1.800 gramos de producto sin cultivo de cobertura y 409 gramos con cultivo de cobertura rolado.

Más y menos dólares
Entre los datos comparados que presentó en la Jornada, Raspo ejemplificó que para controlar Amaranthus (yuyo colorado), un productor que no hizo cultivo de cobertura gastó 57 dólares más por hectárea. En total gastó 297 dólares sin cosecha, 67 por ciento en fitosanitarios de gasto directo.

“En los sistemas más estabilizados gastamos 36 dólares por hectárea en el cultivo de cobertura, más algo de herbicidas (420 gramos de glifosato, un “poquito” de piroxsulam), 181 dólares sin cosecha, pero sólo el 17 por ciento del gasto directo son fitosanitarios”.

El gasto en herbicidas para soja de primera se elevó hasta 181 dólares por hectárea, en tanto que el manejo del sistema mediante cultivos de cobertura posibilitó reducir en un 65 por ciento los gastos en herbicidas.

“Cuando comparamos con cultivo de cobertura rolado la última campaña versus sin cultivo de cobertura tenemos un 65 por ciento menos de herbicidas utilizado”, enfatizó.

La biodiversidad
“Manejemos los sistemas, pongamos flores e insectos en agosto, integremos con ganadería, interactuemos entre nosotros, estudiemos la biodiversidad y podemos seguir tirando para adelante”, recomendó Raspo.

Como parte de estos planteos, mencionó “que se logró bajar muchísimo el EIQ”, un coeficiente de impacto ambiental desarrollado por la Universidad de Cornell en Estados Unidos, que tiene en cuenta cómo los herbicidas, insecticidas, fungicidas, antiparasitarios, impactan en el consumidor, en quien aplica, y en el suelo.

Colaboración Especial de Carlos Petroli

2 Comentarios

  1. Me gustaría recibir información

  2. Victor Jorge Pardo

    No se puede acceder a las disertaciones realizadas ayer por los distintos especialistas oor favor?


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.