PROBLEMÁTICA DE MALEZAS

Malezas resistentes: “A este ritmo, en 10 años nos quedamos sin herbicidas realmente útiles”

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Malezas
  • 2 Comentarios

El Ing. Agr. Juan Carlos Papa, del INTA Oliveros, enumeró los errores de abandonar una agricultura de procesos y sobreestimar la aptitud de las tecnologías químicas. El avance de las resistencias es de cuatro biotipos y dos especies de malezas por año, señaló. Con esta tendencia, en 10 años “nos quedamos sin herbicidas realmente útiles”, alertó.

El experto fue uno de los disertantes en la 1ra. Jornada de Malezas Resistentes del Centro del País que se llevó a cabo en Córdoba, en la cual Papa planteó a la concurrencia: “Malezas resistentes: ¿en qué estamos fallando?”. Del encuentro participaron alrededor de 1.200 personas.

Crecimiento exponencial
A partir de 2010 la problemática de malezas y la resistencia a herbicidas ha tenido “un crecimiento casi exponencial, sin miras de llegar a un techo”, refirió.

El avance, indicó, es de cuatro biotipos y dos especies por año. “A este ritmo, en 10 años nos quedamos sin herbicidas realmente útiles, lo cual nos tendría que llamar la atención”, advirtió.

El orígen de esto, consideró, fue a mediados de los ´80 cuando se dejó en segundo plano la tecnología de procesos y se adoptó como receta casi única una tecnología basada en insumos para el control de malezas.

Subestimar y sobreestimar
¿En qué estamos fallando? A este interrogante, Papa respondió: “En primer lugar, subestimamos la aptitud de las poblaciones y  comunidades de malezas, que son organismos vivos capaces de evolucionar y adaptarse, sobrevivir y expandirse”.

“También tenemos la tendencia a sobreestimar la aptitud de las tecnologías químicas percibidas como las soluciones mágicas, absolutas y totales, cuando en realidad tienen numerosas limitaciones”, agregó.

También mencionó la escasa valoración por parte de los usuarios de los herbicidas como herramientas objeto de sustentabilidad. “Cuando aparece una herramienta química que sirve y que realmente nos soluciona algún problema, hacemos un uso casi exclusivo y exagerado de esa herramienta hasta prácticamente agotarla”.

Siendo tan necesarios, poco sustituibles y escasos los herbicidas, difícilmente renovables, “deberíamos considerarlos como recursos que debemos cuidar”, recomendó Papa.

El “abuso” en los planteos químicos puede ser producto del desconocimiento. “Lo que percibimos en el medio y lo más grave en muchos técnicos es una falta de conocimiento de cómo funcionan, del modo de acción de los herbicidas y esto es clave si queremos hacer algo tan simple como rotar modos de acción”, advirtió.

Tratamientos inoportunos
Planteó también el hecho de ir permanentemente detrás de la coyuntura, las presiones comerciales y la manera de llevar adelante el proceso productivo.

“Hay tratamientos inoportunos crónicos, llegando con malezas muy grandes para la capacidad que tienen los herbicidas que hoy la industria nos está ofreciendo. Esto es resultado muchas veces de un sistema productivo de corto plazo.

En ese sentido, subrayó que en la región núcleo “andamos en un 70 por ciento de la superficie con alquileres de muy corta duración, alquileres incidentales, lo cual impide directamente planificar, rotar, hacer un cultivo de cobertura.
Colaboración Especial de Carlos Petroli

2 Comentarios

  1. Si seguimos con la estúpida tendencia de ir contra la Naturaleza, ese va a ser en destino. Hay que hacer una agricultura a favor de la naturaleza. Los procesos naturales y ecosistémicos estarán trabajando para nosotros. Esto no es fantasía. Es totalmente real y se llama Agroecología. Pero no es mágica; hay que estudiar los ecosistemas y adecuar las respuestas

  2. Hla papa no reconoce autoculpa ,de que segurame no le tiran la cantidad que debería llevar y no es resistente mala aplicación conjuntamente con la dosis de herbicida, y ahora el verso del COMBO!!! hay un veneno muyyyy eficaz para los llamados malezas resistente y también sea de facultad!!!


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.