ALTA EFICIENCIA

Rizobacter lanzó un nuevo fertilizante microgranulado: Microstar CMB, en base a Calcio, Cobalto, Molibdeno y Boro

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Fertilización
  • 0 Comentarios

Los fertilizantes microgranulados, procedentes de Europa, se han abierto camino en una industria que no había tenido grandes novedades en las últimas décadas. Haciendo punta, Rizobacter comenzó a trabajar para posicionarlos como una herramienta eficiente para enfrentar los nuevos desafíos productivos.

Progresivamente, su uso se fue adaptando a las distintas estrategias de fertilización ya existentes.  Así, de la mano de la francesa DeSangosse, en 2012 introdujo al mercado Microstar PZ; y ahora lanzó Microstar CMB como parte de una estrategia de ampliación de la oferta según necesidades nutricionales.

Diferencias

En numerosos casos, estas tecnologías reemplazaron a los tradicionales commodities debido a la alta eficiencia de uso generada por la posibilidad de aplicarse junto a la semilla, lo que -sumado a la virtud de ser rápidamente disueltos- asegura una gran disponibilidad de nutrientes en un momento de alta criticidad para la planta y el cultivo.

También se han destacado por vehiculizar nutrientes que poseen dos características bien marcadas: por un lado, la poca movilidad en el suelo y, por otro, la complejidad  de dosificar para que estén disponibles en forma temprana  y cuya respuesta  sea cada vez más notoria.

Microstar CMB
Microstar CMB amplía las posibilidades de respuesta en cultivos de leguminosas y en ambientes con alta exigencia nutricional donde comienza a detectarse deficiencias por debajo de los umbrales de respuesta en Boro en otras especies.

Con el mismo modo de funcionamiento que Microstar PZ, el nuevo Microstar CMB promueve una nutrición balanceada donde cada granulo tiene todos los componentes, agregando a los tradicionales nutrientes (fósforo, nitrógeno, azufre y Zinc) nuevos nutrientes específicos como ser el Cobalto, Molibdeno, Boro y Calcio.

Su fórmula también incluye la tecnología TPP constituida por una serie de ácidos orgánicos que le da una protección extra al fósforo, maximizando su biodisponibilidad para la planta. Esto se traduce en un mejor arranque del cultivo (vigor, homogeneidad, volumen radicular, sanidad, mayor número y calidad de nódulos en leguminosas) incrementándose su efecto diferencial ante situaciones de déficit y stress.

Consecuentemente, el cultivo nutrido con Microstar logra sobreponerse, e incluso en algunos casos, no mostrar síntomas adversos versus los tratamientos tradicionales con comodities.

Investigación conjunta
Esta nueva formulación lanzada al mercado es el resultado de la investigación conjunta entre Rizobacter y la comunidad científica especializada, una política que la compañía ha implementado hace tiempo (ver cuadro Ferraris, G. 2018. Manejo de la fertilización fosforada en soja. Resumen de conferencia.).

Avances tecnológicos de este tipo   permitirán sumar alternativas para vencer la batalla de las actuales “brechas productivas”, señaló Rizobacter en un reporte técnico.

 

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.