JORNADA EN COLONIA COCHA

Una verdad ya incontrastable: con la conservación de suelos “se gana mucha plata”

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Conservación de suelos
  • 0 Comentarios

Fue una Jornada perfecta: se recordó el Día de la Conservación del Suelo, se repasó la tarea que se ha realizado en la provincia con el programa que tiene al conservacionismo como motivación central, se recordó a pioneros en la región, fueron entregadas maquinarias a dos Consorcios y créditos a tasa cero a productores que han encarado obras en sus campos y, en suma, fue un acto de renovado compromiso que algo que ha comenzado a andar.

Todo eso ocurrió en el Centro Educativo José de San Martín del pequeño paraje rural de Colonia Cocha. El Ing. Eugenio Fernández, Director de Conservación de Suelos y Manejo de Agua, sorprendió a los más de 200 asistentes cuando les contó que Cocha ya figura con ese nombre en 1866, en los mapas de la época, que describían con excepcional exactitud las características del terreno y de la zona. O sea, Cocha es más antigua que mucha de las localidades de la región.

¿Un sueño?
¿Todo lo que resumió en el acto, es la pintura de un cuadro perfecto?. No. Falta muchísimo por hacer. Pero que alguien que bregó porque se llegara a un momento como el vivido ayer, el Ing. Miguel Cuenca, diga que estaba viendo un sueño que comenzaba a aproximarse a la realidad que se imaginó hace 30 años, habla con elocuencia de que algo cambió, que hay cosas que se están haciendo.

“Después de esto, voy a tener que pellizcarme”, le confió a Agroverdad, cuando le recordamos alguna de las primeras reuniones en el campo de la familia Rossiano y él bregaba por motivar a los productores a encarar, definitivamente, la reparación de la progresiva degradación de los suelos y los efectos de la erosión hídrica en la región.

¿Qué se gana?
Ahora, ¿qué se gana haciendo conservación de suelos?.

Cuenca lo puntualizó. En los años húmedos practicamente no hay diferencia productiva, la diferencia es que el productor que tiene su campo sistematizado el suelo no sufre ningún deterioro.

La Universidad Nacional de Córdoba, en la zona de Rafael García, lleva adelante una experiencia de 17 años en parcelas con terrazas y otras sin terrazas, trabajadas las dos partes exactamente de manera igual.

En años secos, la diferencia es ostensible: 12, 13 14 quintales más de producción. Entonces, “un sistema como el que propiciamos tiene un costo total de 4 quintales de soja, podemos llegar a recuperar 12 quintales en un año: el sistema es totalmente rentable».

Cuenca lo traduce a un lenguaje fácilmente entendible: “la diferencia es plata, mucha plata: conservando el suelo, el gasto es el mismo y la ventaja productiva y económica es notable”.

El programa provincial en números
1.200.000 hectáreas abarcadas por los programas de Conservación de Suelos de la provincia, 200.000 hectáreas sistematizadas o en proceso, más de 30 Consorcios que se han constituído formalmente, un presupuesto de 135 millones de pesos –hace unos años era insignificante-, un avance hacia el abordaje de una coordinación mayor a través de planes regionales por Cuencas, son algunos de los datos que hacen visualizar un avance en un trabajo impostergable en Córdoba.

Pasar del dicho al hecho
Eso le permitió decir al Ministro de Agricultura y Ganadería, Sergio Busso, que en estas problemáticas, más allá de que las aspiraciones y soluciones sean mucho más grandes, vale que se haya podido “pasar del dicho al hecho”, plasmándose en una política a la que ahora hay que seguir empujándola y consolidarla, para confluir en un trabajo en conjunto de consorcios de conservación, camineros y canaleros.

Recorrida de campos
Luego del acto en el Centro Educativo José de San Martín se hizo una recorrida por el campo de José Luis Careggio, dónde las máquinas estaban trabajando en el “terraceo” a fin de que el agua de las lluvias quede dónde cae; y el campo de Marcelo Bigatton, en el cual ya estaban hechas las curvas de nivel. Dato sorprendente: cómo el Ing. Cuenca le demostró a Marcelo que en pocos centenares de metros había un desnivel de … ¡¡¡ 8 metros !!!

Antes, en la escuelita, Fernández había explicado que Corralito estaba a 500 metros del nivel del mar, Oncativo a 300 y El Fortín a 100 metros, o sea, se “pegan saltos” de a 100/200 metros en cuestión de pocos kilómetros. Una superficie que favorece al escurrimiento y el anegamiento. El principio de la problemática, que se agiganta con años y años de agricultura a la que, en un momento dado, se la debe intervenir para colocar un nuevo punto de equilibrio.

¿Qué hace falta?
¿Qué es lo que más hace falta?, le preguntó a Agroverdad a varios consorcistas: seguir trabajando y que se sumen más productores, en realidad, que se incorporen a los Consorcios todos los productores de la región (y, en definitiva, de cada cuenca en la provincia).

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.