SOBRE BASES CIENTIFICAS

Agroquímicos: el CEO de Syngenta abogó por una norma nacional que legisle las zonas “buffer” para pulverizaciones

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Agroquímicos
  • 0 Comentarios

El Director General de Syngenta para Latinoamérica Sur abogó por una Ley nacional que supere los dispares y contradictorios criterios jurisdiccionales sobre las zonas de protección o buffer para la aplicación de agroquímicos, respecto a las cuales se han adoptado resoluciones de 1.000, 1.500 o 2.000 metros, prohibiéndolos completamente.

Antonio Aracre propuso tomar por referencia a los países más desarrollados que basan sus determinaciones “en modelos estadísticos y científicos”, conforme a los cuales la limitación a lo sumo puede establecerse a unos pocos metros de las áreas urbanas o lugares a proteger.

En la Argentina “no hay una ley nacional” por lo que medidas al respecto quedan libradas a una opinión que calificó de “jurisdiccional”, expresión que debe interpretarse como consecuencia de posiciones arbitrarias y discrecionales de las autoridades de un municipio o una provincia.

> Agroquímicos: no se habla de prohibición, sí en todo caso de restricción y se prioriza a las BPAs. CLIC AQUI

El máximo ejecutivo regional de Syngenta habló en la apertura de la jornada “PotenciaDos”, con la cual la empresa hizo el lanzamiento en la Argentina de dos nuevos fungicidas para trigo: Elatus ACE y Miravis Triple Pack. Se trató de un reportaje “en vivo y en directo” del periodista Luis Novaresio, durante el cual Aracre fue interrogado sobre temas vinculados tanto a la compañía, como al agro y a la Argentina.

Visión distorsionada del agro

“En la Argentina nos cuesta entender que la presencia del Estado es necesaria, regulando y controlando”, opinó, a la par que subrayó que “el sector está haciendo las cosas bien”.

Reparó en que en el país «hay una tendencia a ver el agro como un sector primario y commoditizado. Basta ir a tu ciudad Rosario (de dónde es oriundo Novaresio) para ver enormes fábricas de crushing de soja o los frigorificos para ver que no es así. En torno al campo hay una gran industria y puede haber más”.

Eso no se logra gracias a “a una varita mágica” sino que ser “buenos productores de materia prima” y a partir de eso deben impulsarse “políticas públicas de industrialización”, asociada a “a la innovación y la educación”, para que el país tenga “un futuro destacado”.

La mujer

Aracre abordó problemáticas como la participación de la mujer en las organizaciones y actividades productivas, pues todo tiene que ser “un reflejo de una sociedad de hombres y mujeres”.

“Es un camino bastante amplio por recorrer, ya que hoy las mujeres no superan un 15 / 20 %”, hizo notar. Afirmó que en Syngenta ese desafío del equilibrio de género se cumpla.

El futuro de los trabajos

A esta cuestión, la enhebró con otra en la que señaló que la Argentina se está quedando atrasada: el cambio tecnológico que provocará que “muchas personas queden afuera”.

“No veo una política de Estado (en la Argentina)”, sentenció Aracre, que atienda los “nuevos roles que se están creando en el mundo”. Puso por ejemplo que “no hay suficientes programadores en la Argentina”.

El CEO de Syngenta vislumbra que estos grandes desfases, tal como se los está viendo en este momento, conducen a pensar que “el problema se va acentuar y no a mitigar”.

Esto es lo que reclama un urgente “trabajo público y privado”, para el cual “el gobierno tiene que convocar a los privados”, porque es imperativo poner a la altura delos tiempos la “educación de los chicos” y “aggiornar las carreras (universitarias)”.

La Argentina y su futuro

Aún con todas las asignaturas pendientes que tiene la Argentina, Aracre se manifestó “muy optimista” respecto a su futuro: “no se me ocurre ningún otro paíse dónde vivir”, afirmó. “En algún momento (la Argentina) va a hacer el click”.

En relación al proceso electoral en desarrollo, apuntó que “debo decir que no importa quién gane, sino que quién gane debe tener honestidad y convocar a todos a sentarse juntos para pensar la Argentina para los próximos 20 años, para ponernos de acuerdo en 4 o 5 puntos, sobre los cuales no se discuta más”. Entiende que debe tratarse de una convocatoria “a todos los sectores” para un diseño de largo plazo del país, “sin egoísmos y sin chicanas”.

Entre esos puntos, enumeró: a la Educación, que comienza en el maestro o el profesor; la Ciencia del Conocimiento; la Justicia, pues debe funcionar un sistema en el cual “se crea”; y la Salud.

Con esa base y las otras que había definido, Antonio Aracre interpretó que “la Argentina definitivamente se encamina hacia una senda de crecimiento”.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.