EN SU LIBRO

CFK escribe “sinceramente” sobre los entretelones de la 125 y el conflicto con el campo

  • Por Claudio Vaca
  • Noticias
  • 7 Comentarios

El conflicto con el sector agropecuario que duro 129 días, marcó un antes y un después en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y en la sociedad argentina.

Cómo vivió los entretelones de aquel momento, cómo se concibió “la 125”, qué piensa de sus protagonistas y del sector agropecuario en particular es lo que comienza a revelarse en algunos párrafos que trascendieron de su libro autoreferencial.

“Sinceramente”, libro que salió a la venta el viernes 26 de abril, será presentado oficialmente por la propia expresidente el 9 de mayo en la Feria del Libro de Buenos Aires, presentación que para algunos podría dar indicios sobre su posible lanzamiento a las presidenciales del próximo mes de octubre.

Vale mencionar que el libro es un inexplicable suceso: tras una edición inicial de 20 mil ejemplares, hubo una segunda reimpresión de otros 20 mil y una tercera de 24 mil. Y a eso se acaba de sumar una cuarta reimpresión en marcha de 60 mil ejemplares, comentaron desde editorial Sudamericana.

A continuación algunos párrafos con “el relato” de Cristina Fernández de Kirchner y su recuerdo de aquel 2.008 .

La 125 y las retenciones
La expresidente cuenta en su libro que “vino Lousteau con Gastón Rossi, su asesor, a explicarnos el tema de las retenciones móviles que se basaban en el criterio de la renta extraordinaria”.

No me pareció mal, porque es un criterio que comparto. Me acuerdo como si fuera hoy de aquella reunión. Estábamos los tres. Alberto Fernández (jefe de Gabinete), Lousteau (ministro de Economía) y yo”, recuerda.

En este contexto Cristina relata que “el jefe de Gabinete le pregunta a Lousteau: ¿estás seguro que no habrá problemas con eso?. Y Lousteau, muy seguro de lo que decía, contestó: No, a ellos la soja no les interesa”..

“Increíble, ¿no? Juro por la vida de mis tres nietos y mis dos hijos, que es lo que más quiero en el mundo, que dijo eso. Y agregó que a las patronales agropecuarias sólo les importaban las retenciones al trigo y al maíz”, enfatiza la ex mandataria.

La expresidente explica que a su entender la Resolución 125 “consistía en aplicar retenciones móviles a las exportaciones de la soja, acompañando la variación del precio internacional de ese commodity”.

No era algo que protegía sólo al Estado nacional que cobraba el tributo, sino también a los productores ante una caída del valor de los granos. Pero no se entendió así”, explica.

En otro párrafo, Cristina asegura que “las retenciones no eran medidas fiscales, sino profundas medidas redistributivas del ingreso (…) ¿Cómo se hace la redistribución del ingreso si no es, precisamente, sobre aquellos sectores que tienen rentas extraordinarias? ¿A quién le vamos a pedir? ¿A los países fronterizos? ¿A quién?”.

Como si pagar retenciones por la renta extraordinaria fuera una especie de robo. Es que así lo sintieron históricamente y así lo expresaron con los piquetes, los cortes de ruta, la quema de pastizales, la obsesión por esconder la cosecha en silo-bolsas, el derrame obsceno de miles de litros de leche en la ruta. Formas de protesta que entrañaban una verdadera resistencia a que el Estado cumpliera su papel”, expresa la ahora Senadora.

Conflicto y Enfretamiento
Avanzando más por su libro, Cristina describe quelos cuatro meses del conflicto fueron fatales, absolutamente destituyentes. Pero también absolutamente fundantes para definir el perfil de nuestros gobiernos, las adhesiones y las críticas. La verdad que sí, sentí mucha angustia durante todo el conflicto”..

La ex presidenta menciona que un sector de la clase media y media-baja “se identificó con las patronales agropecuarias, popularizadas como el campo por los medios de comunicación, especialmente por Clarín y La Nación, que se constituyeron en brutales opositores”.

“No fue un odio específico a mí. Creo que es al revés; más jauretchiano, una clase media que dice todos somos el campo, yo soy el campo, soy este señor con el sombrero, con la 4 x 4, la ropa de Cardón, yo soy eso, aunque no tenga tierra ni en una maceta. Así empieza esa identificación aspiracional del rastacuero, como decía Arturo Jauretche”, interpreta Fernández de Kirchner.

En otra referencia a los días del conflicto con el campo, la ex presente recuerda que “la construcción del monstruo del populismo o de la yegua o de la chorra comenzó a partir de que las patronales rurales se negaron a pagar las retenciones, porque para ellos es como que les estuviesen robando lo que les pertenece por derecho propio”.

“Ellos creen que la Nación y el país son suyos. Han luchado años para inculcarle a los argentinos que el Estado y la política son sus enemigos”, sentencia.

“Durante el conflicto de las patronales agropecuarias por la resolución 125 sobre las retenciones a la soja, me adjudicaron el apodo de yegua. Los sojeros me hacían reír mucho por su extremo machismo y gorilismo”, prosigue en su narración Fernández de Kirchner.

“Los insultos de la clase alta no me afectan, hasta me divierten. Cuando Hugo Biolcati, siendo titular de la Sociedad Rural Argentina, fue a cacerolear a la residencia de Olivos, me pareció correcto que se mostrara tal cual es. Sus insultos me divertían, porque siempre eran los mismos: yegua, puta, montonera, chorra. Me cuesta más entender racionalmente los agravios de la clase media aspiracional”, dice en otro párrafo de “Sinceramente”.

La noche del “Voto No Positivo”
Cristina también relata cómo vivió junto a su esposo y equipo la noche de la votación histórica en el Congreso Nacional que será recordada por el “Voto No Positivo” del por entonces vicepresidente Julio César Cleto Cobos y que sello la suerte de “la 125”.

Los votos a favor de las patronales agropecuarias, de algunos senadores y senadoras, aún hoy me siguen resultando inexplicables, y esa noche me fui a dormir antes que Néstor”, recuerda.

“Me desperté a las cinco de la mañana, me di cuenta que él no estaba en la cama y bajé al comedor. Alberto Fernández ya se había ido y Néstor estaba con un par de compañeros, muy angustiado”, rememora.

Cobos ya había dado su voto no positivo, volteando la ley de retenciones móviles de nuestro gobierno y pese a que la presidenta era yo, al que se lo veía destruido era a él (en referencia a Néstor Kirchner)”.

“Me encantaría vivir en un país donde los mayores ingresos los produjera la industria. Porque entonces significaría que Argentina es un país con alto desarrollo industrial y tecnológico, similar al de las grandes economías, donde la industria siempre ha subsidiado al campo”, escribe Cristina, en uno de los párrafos de las casi 600 hojas de su libro “Sinceramente”.

7 Comentarios

  1. Sinceramente esta delincuente me dá asco. Representa lo peor que le pudo pasar a la Argentina, pudrió a la sociedad con sus métodos de comunicación nazi. Una vergüenza que no esté presa y más aún que haya gente dispuesta a votarla.

  2. Deplorable, imposible creer que esto puediera volver a ser presidente. Si lo fuera, no habría otra cosa que hacer que parar la actividad y que sus votantes y militantes aumenten de peso con los plomos cuando se acerquen a saquearnos. Amnistía a los loros y guardar munición.

    • No le quepa dudas que al que pretenda «confiscar» granos se va a llevar plomo, me voy a llevar a varios conmigo si llegara a ocurrir algo así.

  3. Adolfo M Rodriguez

    Esta HDP lo único que hizo con su nefasto marido fue ROBAR y enseñar a políticos,amigos y empresarios de la obra pública para perpetuarse en el podes y convertir a la Argentina en otra Cuba o Venezuela.
    De no poder limpiar al poder judicial de todos los corruptos que recibieron dádivas y de no despertar los argentinos vamos a la destruccion de la República por culpa de los políticos coimeros que no tienen huevos para enfrentar a esta izquierda resentida enferma y llena de odio.

  4. Raúl Macaroff

    Ahora es escritora la Descerebrada…. Dejó dos generaciones sin saber leer y escribir… Delincuente debería estar en cárcel común….

  5. es una resentida decrepita ladrona vieja infeliz.
    chora mitomana.
    ahora sinceramente un productor pregunta:
    1-la 125 era para TODOS los cereales, no solo para soja.
    2-si era tan equitativo, cuando la soja llego a 600u$s, ¿ por que el estado se quedaba con mas 420u$s ? (de un dolar falso) y encima el productor tenia que pagar de los menos de 180u$s (aqui habia que aplicar la tabla del pendejo estupido de losteau, con lo que en realidad ellos se choreaban mas de 450 dolares y nosotros de los 150 restantes teniamos (encima) que pagarle los fletes a huguito moyano.
    3- la renta extraordinaria…
    ???, tipica idiotez de la prostituta bastarda esta (con el debido perdon de las trabajadoras sexuales por haberlas comparado con esa mierda).
    nuestra renta de queda aqui, nosotros contamos dinero como cualquier persona normal, no lo pesamos en una bascula por toneladas como esta negra pedazo de bosta. (sin intencion de ofender al excremento).
    4-los silo bolsa, son un modo de ahorro para alguna inversion, (maquinaria, tractor, implemento, etc) cuando salen son para invertir en algo, no salen para un banco en el exterior.
    5- que la industria subsidie al campo…¿pero..que estupidez es esa?.
    subsidio, dadivas, planes= apostoles y peregrinos del choripan.
    la verdad….no tiene sentido seguir analizando el monton de materia fecal que tiene en ese frasco llamado cabeza.
    vieja putrefacta e inservible, ratera..

  6. Mario Javier Muñiz

    Refleja claramente el pensamiento, o mejor dicho ,el mensaje que les quiere dar a sus votantes.Por que no hace nada que no vaya dirigido a su «Vatayon Militante».Es una patetica muestra como el pensamiento socialista comunistoide construye su relato fantastico. Y en otras partes del libro,que he visto publicado en algunos medios,por que jamas le daria $600 a esta arpia,(ya me saco bastante) directamente solo confiesa sus delitos,no se si deliberadamente o es tan bruta que no se da cuenta.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.