POLEMICA

Peso mínimo de faena en vacunos: la baja de peso en las terneras generó apoyos y algunos rechazos

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Ganadería
  • 0 Comentarios

Cuando ayer informábamos acerca de la Resolución 74/2019 de la Secretaria de Agroindustria, que dispuso una baja en el peso mínimo de faena para las hembras, estableciendo una diferenciación con los machos, señalamos que la medida generaba, de entrada, una fuerte polémica. Y reflejamos las primeras controversias.

Con el correr de las horas, se sumaron los pronunciamientos.

En el camino correcto
Entre las entidades agropecuarias, la Sociedad Rural Argentina declaró: “Disminución del peso mínimo de faena para las terneras: una medida en el sentido correcto”.

“La disminución del peso mínimo de faena para las terneras (…) se encuentra en el camino correcto en tanto le permite al criador percibir un mejor precio para sus terneras”, argumentó.

“Para abastecer los mercados  internacionales que demandan la producción de novillos pesados –creemos que el mayor peso de faena debe procurarse a través de incentivos de mercado y no de penalidades, por lo que abogamos por la ausencia total de restricciones o intervenciones por parte del Estado en esta cuestión”, agregó la entidad, dando a entender que, en una segunda instancia, debiera desaparecer la norma del peso mínimo.

Los frigoríficos
Desde otro ángulo, la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) recibió “con beneplácito” la Resolución 74.

“La medida fue durante muchos años solicitada por FIFRA por considerar que existen sobradas razones técnicas de índoles biológicas, regiones productivas, razas de hacienda, disponibilidad de alimentos, económicas y financieras, que determinan que el peso mínimo de faena debe ser diferente para machos y hembras”, subrayó la FIFRA.

“Con la resolución publicada en el Boletín Oficial, se pone fin a una situación que generaba negocios para pocos en detrimento de muchos”, puntualizó luego.

La composición de las categorías de faena de los últimos cinco años está compuesta por un 60% de categorías livianas (teneros, novillitos y vaquillonas) y dentro de éstas el 15% está representado por terneras; esto significa que el sector productor tiene que vender con destino a faena aproximadamente 2 millones de terneras por año, y, con la vigencia de un peso mínimo de 300 kilogramos, debían soportar en el precio el castigo por la ineficiencia de conversión de ese animal respecto del macho.

La decisión implicará “una ayuda económica indirecta pero efectiva a los productores” e “implicará un mejor valor para la venta de las terneras en la presente zafra, y para los que dispongan de alimentos, poder venderlas terminadas y así mejorar sus ingresos. Es una clara medida de ayuda al criador y productor ganadero”.

Por otra parte, en virtud de la caída en la cantidad de animales encerrados en corrales hacia finales de 2018 y comienzo de 2019, esta medida ayudará para que haya en lo inmediato un mayor encierre y consiguientemente una reactivación de ese sector.

“Esta decisión no ocasiona una menor producción de carne como algunos intentan hacer creer; por el contrario, permite que muchos teneros vayan a la producción de novillos porque el consumo estará suficientemente abastecido”, concluyó sosteniendo la FIFRA.

Rechazo
En cambio, el Consorcio de Exportadores de Carnes de Argentina (ABC), entidad que representa a exportadores de productos cárnicos bovinos, “lamenta la medida” y “considera que se ha retrocedido de manera categórica en la recuperación de la producción de carnes”.

El grupo opina que “el tema fundamental para recuperar el sector es indudablemente la transparencia y el control de la evasión, que hoy alcanza niveles alarmantes. En tal sentido, la resolución adoptada incentiva la operación de los sectores informales que son los interesados en contar con hacienda liviana”.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.