INFORME BCR

Inundaciones: estiman que el norte santafecino perdería u$s 230 millones sólo en cultivos

  • Por Claudio Vaca
  • Estimaciones
  • 0 Comentarios

El agua de las inundaciones en gran parte del norte, centro y litoral argentino no baja, pero tampoco bajan las estimaciones por las millonarias pérdidas económicas, sin contar la pérdida de vidas humanas, que produjo el fenómeno climático en esas regiones.

Sólo el norte santafecino resignaría ingresos brutos por unos u$s 230 millones por lotes que no van a poder cosechar o sembrar y por la consiguiente caída en los rindes.

En un Informe Preliminar, la Bolsa de Comercio de Rosario efectuó una estimación de los ingresos que perderían de obtener los productores agropecuarios de los Departamentos de Nueve de Julio, Vera, General Obligado y San Javier de la provincia de Santa Fe.

El trabajo de la entidad rosarina, es una estimación realizada al 17 de enero y la cuantificación final de pérdidas seguramente dependerá de la evolución de las condiciones climáticas futuras.

Por cultivo
Los cultivos analizados en este trabajo preliminar para la campaña 2018/2019 de la BCR fueron maíz, soja –tanto de primera como de segunda-, girasol, algodón y sorgo.

Maíz:
Con respecto al cultivo de maíz, indican que en “se estimaba que el área a sembrar con maíz podía alcanzar las 218.500 has.; al 10 de Enero se encontraban sembradas apenas 68.000 has.”

“Nuestras estimaciones –conforme opiniones calificadas de ingenieros de la zona- es que el 70% de esa área no será sembrada con maíz, lo cual implicaría una pérdida de ingresos brutos para el sector productor de aproximadamente u$s 87,7 millones.

Por otra parte, señalan que “se perdería el 20% de las 68.000 has. sembradas en la zona hasta el 10 de Enero. A un rinde promedio de 58 qq/ha, esto generaría una pérdida de ingresos para el sector productor de u$s 11,3 millones«.

El 80% de las 68.000 has. sembradas con maíz en la zona registrarían una pérdida promedio en el rinde de 7 qq/ha. Esto generaría otra pérdida de ingresos adicional para el productor de u$s 5,4 millones.

Para la entidad, sumando estos tres conceptos, se obtiene la pérdida total de ingresos brutos estimada en maíz para los productores del norte santafesino que asciende a u$s 104,4 millones.

Soja:
De acuerdo al informe, “la Delegación Avellaneda tenía un área de siembra prevista con soja de primera en la campaña actual del orden de 148.700 has., de las cuales, el 42% de esa área se sembró antes del mes de diciembre cuando se iniciaron las primeras lluvias. Otro 44% se sembró entre el 6 de diciembre y el 10 de enero de este año.

Luego de las intensas lluvias, el norte santafesino podría contar con 258.000 toneladas de soja de primera cuando en realidad se esperaban al inicio del ciclo unas 477.000 toneladas.

En este contexto, según estimaciones de la BCR, podrían perderse cerca de 219.000 toneladas de soja de primera lo cual implica una caída en los ingresos brutos del productor de u$s 52,3 millones.

En cuanto a las sojas de segunda, el área de siembra prevista en la campaña actual era del orden de las 105.000 has. de la cuales el 50% sembró entre el 13 de diciembre de 2018 y el 10 de enero de 2019. Se estima que por el evento meteorológico se habrían perdido cerca de 26.200 has., indican.

Según los cálculos de la BCR, se perderían cerca de 200.000 tn de soja de segunda respecto de lo que se esperaba al inicio de la campaña, lo que implica una pérdida de ingresos para el productor de u$s 47,7 millones.

Girasol:
El evento meteorológico tomó al cultivo en plena época de cosecha.

Estiman que en los 4 departamentos que producen este cultivo, sembraron este año una superficie cercana a las 139.000 has. .

Al 17 de enero, según opiniones calificadas, se habrían cosechado cerca de 63.000 has., unas 76.000 hectáreas estarían sufriendo actualmente este desastre climático”, señalan.

“Si no hubiera sucedido este evento, la zona podría haber registrado una producción total de 234.000 toneladas de girasol a lo largo de toda la campaña. De acuerdo a nuestras estimaciones, el final de la campaña encontraría a esta área geográfica con 155.000 tn. Esa pérdida de 79.000 toneladas de girasol representa un total de u$s 17,4 millones”, calculan los analistas de la BCR.

Algodón:
En cuanto al panorama de este cultivo, la BCR estima que “al 10 de enero entre unas 6.000 y 10.000 ha de algodón se encontraban muy comprometidas y afectadas en diferente grado, con serio riesgo de perderse”.

De esta manera, por los excesos hídricos, “las pérdidas totales en algodón alcanzarían las 11.000 hectáreas, lo que implica una pérdida de ingresos para los productores de u$s 5,9 millones.

Sorgo:
En el ciclo 18/19 la intención de siembra era de 60.000 has., de las cuales al 10 de enero se habían sembrado 36.750 has.

“El sorgo de segunda todavía tendría tiempo para sembrarse en algunos lotes en los próximos 15 días”, consideran desde la BCR.

Pero por el evento climático, el rinde promedio podría caer 7 qq/ha, lo que implica que se perderían unas 28.000 tn de sorgo. Esto configura una pérdida para el productor de u$s 3 millones.

El estudio
Para la elaboración del trabajo, los técnicos de la Bolsa de Rosario estimaron cuánto de sus ingresos brutos perderían los productores agropecuarios para los departamentos del norte santafesino de Nueve de Julio, Vera, General Obligado y San Javier.

Se computaron los siguientes rubros de pérdidas de ingresos: ​
> Pérdidas de ingresos brutos futuros de los productores por no poder sembrar ciertos cultivos.
> Pérdidas de ingresos brutos futuros de los hombres y mujeres de campo por área no cosechable.
> Pérdidas de ingresos brutos futuros por caídas en los rindes promedios producto del evento climático.

No se han incluido en el presente informe otras pérdidas derivadas de otros costos ocultos como cosechar con niveles de humedad, estar obligado a embolsar mercadería, erogaciones adicionales por roturas de maquinarias y equipos, necesidad de acondicionar infraestructura de caminos para poder acceder a los campos, etc.”, señala la entidad.

*TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR
De acuerdo a un análisis de CONINAGRO, estima que habría en total unas 2,4 millones de hectáreas anegadas en las zonas afectadas, un equivalente a 6,5 millones de toneladas, que de no darse, restaría a la facturación del sector u$s 2.200 millones (u$s 340 FOB la tonelada).

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.