PRIMER BIO CONTROLADOR FÚNGICO

El curasemilla biológico Rizoderma recibió una Mención de Honor de la Fundación ArgenINTA

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Biológicos
  • 0 Comentarios

Rizoderma, curasemilla biológico desarrollado por Rizobacter junto a INTA Castelar, recibió una Mención de Honor del Premio ArgenINTA, por ser una innovación que optimiza la cadena de producción agroalimentaria. Rizoderma es el primer bio controlador fúngico desarrollado en Argentina en base a la cepa Trichoderma harzianum 2 (Th2), identificada y desarrollada por en Castelar.

Esta cepa fue seleccionada por ser la más efectiva para combatir los hongos patógenos que afectan la germinación y desarrollo inicial de los cultivos de soja y trigo.

Actualmente está registrado en Argentina, Paraguay, Uruguay y Ucrania; y en proceso de registro en Europa, Estados Unidos, Brasil, Sudáfrica y Colombia.

El presidente del INTA, Juan Balbín, entregó el premio al CEO de la compañía, Ricardo Yapur, durante un visita que realizó a la planta Rizobacter, ubicada en el parque Industrial de Pergamino.

Nuevos desarrollos

Precisamente durante la vista se manifestó la necesidad de profundizar esta alianza de trabajo, integrada por el INTA y Rizobacter, con el fin de seguir apoyando el desarrollo de esta biotecnología que, al ser 100 % de origen biológico, tiene un alto potencial de crecimiento tanto a nivel interno como en mercados internacionales receptores de productos alejados de la síntesis química.

Para esto se planteó la posibilidad de organizar una nueva red de ensayos que incluya semillas de otros cultivos, además de soja y trigo sobre las cuales actualmente se aplica el biofungicida.

Balbín remarcó que “es muy interesante ver como enfocamos las investigaciones, más en estos momentos; y en la palestra de oportunidades saber qué elegir, hacia dónde marcar el rumbo y destinar los recursos.  Es algo que, a los organismos de investigación, a veces, nos cuesta dimensionar, sobre todo en base a los potenciales de las tecnologías en función de las realidades actuales y futuras”. En ese sentido manifestó que los Concejos Regionales del INTA, que están más cerca de la problemática que se vive en el día a día, tendrán un rol central para orientar proyectos y recursos.

Sobre Rizoderma

Rizoderma es el primer bio controlador fúngico desarrollado en Argentina en base a la cepa Trichoderma harzianum 2 (Th2), identificada y desarrollada por el INTA Castelar. Esta cepa fue seleccionada por ser la más efectiva para combatir los hongos patógenos que afectan la germinación y desarrollo inicial de los cultivos de soja y trigo, y actualmente también se está ensayando en arroz. Pero además de brindar un efectivo control fungicida, pone un freno a la resistencia de las plagas, superando los parámetros conocidos sobre desempeño en el poder residual.

Su desempeño diferencial reside en la capacidad de estimular las defensas naturales de las plantas frente al avance y ataque de enfermedades que causan pudriciones en las raíces y plántulas. Por otro lado, otorga un efecto vigor que favorece el fortalecimiento en las raíces de las plántulas durante todo el período de germinación y emergencia.

Actualmente está registrado en Argentina, Paraguay, Uruguay y Ucrania; y en proceso de registro en Europa, Estados Unidos, Brasil, Sudáfrica y Colombia. Esta biotecnología tiene un alto potencial de mercado a nivel mundial, ya que representa una solución eficiente fuera de la síntesis química. Otros desafíos y oportunidades de su crecimiento están en ampliar su desempeño en garbanzo, arveja, cebada, papa, hortícolas y forestales, cultivos en los que el INTA tiene mucha experiencia e investigación aplicada.

Virtuoso intercambio

Es un orgullo que nos otorguen este premio y es un gran honor la conexión que desde hace mucho tiempo pudimos establecer con el INTA, que nos ha permitido -entre otras cosas- el desarrollo de Rizoderma. Creemos que es un verdadero ejemplo del potencial que tiene la articulación público-privada para trabajar en líneas de proyectos que estén a la altura de las necesidades presentes y futuras del sector”, expresó Yapur, luego de agradecer el reconocimiento.

Por su parte, Balbín destacó el proceso de intercambio que se dió entre ambas partes: “Tenemos que estar muy atentos a las necesidades de nuestra sociedad. Es en estos encuentros donde podemos escucharnos e intercambiar ideas”.

Sobre el premio ArgenINTA

El Premio ArgenINTA prioriza temáticas como impacto social, innovación, empleos de sistemas de certificación voluntaria, agregado de valor a los alimentos argentinos para satisfacer la demanda de los consumidores y esfuerzos realizados para el posicionamiento de los productos, tanto a nivel nacional como internacional.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.