PANORAMA

Cómo evolucionará el clima en Córdoba para la Campaña Gruesa, según Pablo Mercuri

  • Por Claudio Vaca
  • Clima
  • 0 Comentarios

El Dr. Pablo Mercuri, Director del Centro de Investigación de Recursos Naturales del INTA, de quien depende el Instituto del Clima y el Agua, traza un panorama sobre el desarrollo del clima para la presente campaña.

A continuación, el análisis que el climatólogo realizó en exclusiva para AGROVERDAD:

Las lluvias de los últimos días en toda la provincia de Córdoba han brindado una adecuada cobertura de agua para el avance de los cultivos de cosecha gruesa.

También, en algunos sectores se constatan encharcamientos y excesos de agua superficial.

Según el pronóstico, a mediados de esta segunda semana del mes se esperan nuevas lluvias, con milimetrajes normales para el verano, lo cual permitirá mantener el nivel de reservas en el suelo y cubrir demanda de los cultivos.

La tendencia para la segunda quincena de Enero indica que se mantiene esta frecuencia de precipitaciones.

Probabilidades de excesos durante Enero se concentrarían hacia el Este y Noreste de la provincia, hacia el Norte de Santa Fe y el Litoral.

Los modelos de tendencia proyectan durante todo el mes de enero la continuidad de estas condiciones, ciertamente muy diferente al seco y polvoriento Enero 2018.

Si bien, comparativamente transitamos una campaña muy diferente en cuanto a la frecuencia e intensidad de las lluvias en todo el territorio cordobés, por el momento no se debe a una clara influencia de condiciones El Niño.

El Pacífico ecuatorial continúa en condiciones de calentamiento leve desde la primavera pasada, y los modelos internacionales indican que continuaría ese proceso durante el verano y otoño del hemisferio sur. Lo que aún no ha ocurrido como en otras ocasiones en que se manifiesta El Niño, es el acople entre el océano y la atmosfera.

Es decir, mientras que las aguas en la superficie del Pacífico tropical están más cálidas que el promedio, los indicadores atmosféricos como diferencias de presión, nubosidad y los vientos alisios no han respondido a ese calentamiento.

Y estos cambios atmosféricos son los que permiten que se propaguen los efectos globales generalizados sobre el clima que este fenómeno produce.

Esto podría ocurrir de manera tardía, consolidando avanzado el verano los patrones de precipitación de características El Niño: lluvias abundantes y de amplia cobertura regional.

Si se confirman estas tendencias para Enero y su proyección durante el trimestre, el agua no será el factor limitante para los rendimientos de los cultivos de gruesa del 2019. Los riesgos agropecuarios que podrían considerarse avanzada la campaña son la cercanía de napas en el este y sudeste provincial, lotes encharcados y más cantidad de días con nubosidad.

No debemos perder de vista que seguimos con un clima interanual (entre campañas) muy variable, y conforme a lo que viene ocurriendo los últimos años, con cambios bruscos dentro de la misma estación de crecimiento de los cultivos estivales.

Por esta razón, si bien el promedio trimestral de lluvias sería normal o superior a lo normal, podría darse una sucesión de semanas sin lluvias.

Por esta razón, siempre es bueno recordar la mejor recomendación de adaptación al clima cambiante: gestionar el agua mediante la implementación de buenas prácticas agropecuarias que amortigüen el impacto de la alta variabilidad y alarguen lo más posible su disponibilidad y reserva en el suelo.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.