ESTAN COMPLICADOS

Los farmers ya no saben dónde almacenar sus granos por la “guerra comercial” con China

  • Por Claudio Vaca
  • Guerra comercial
  • 0 Comentarios

Los agricultores estadounidenses que están terminando sus cosechas enfrentan un gran problema: dónde colocar la montaña de granos que no pueden vender a los compradores chinosLa producción se pudre a medida que los costos de almacenamiento se incrementan.

Todo esto, como consecuencia de la “guerra comercial” entre Estados Unidos y China, por la cual Beijing impuso un arancel del 25% a la soja estadounidense en represalia por los aranceles aplicados por Washington a las importaciones chinas. Esta medida cerró efectivamente las exportaciones estadounidenses de soja al gigante asiático, por un valor de alrededor de u$s 12 mil millones. Vale apuntar, que China normalmente toma alrededor del 60% de los suministros estadounidenses.

Como contra partida, el gobierno de los EE. UU. lanzó un programa de asistencia de aproximadamente el mismo tamaño (u$s 12 mil millones) para ayudar a los agricultores a absorber el costo de la guerra comercial. A mediados de noviembre, ya se habían pagado más de u$s 800 millones en subsidios al campo.

Este contexto afectó considerablemente la demanda de exportaciones y ha inundado las instalaciones de almacenamiento con exceso de grano.

Los granos se pudren
Los productores enfrentan un panorama complejo, ya que los granos que fueron dañados por el mal tiempo, empeoraron por una cosecha húmeda producto de las intensas nevadas.

Para muchos agricultores la solución es muy costosa: dejar que los granos se pudran o amontonarlos en el suelo, informa Reuters.

Normalmente, un productor podría vender los granos dañados a un elevador local, pero este año no están comprando tanto grano dañado, y además muchas instalaciones ya están repletas.

En Louisiana, hasta el 15% de la cosecha de la oleaginosa está siendo arada o está demasiado dañada para el mercado, según los datos analizados por el personal de la Universidad del Estado de Louisiana.

“Las cosechas se van a desperdiciar en partes de Mississippi y Arkansas. Las pilas de granos, espolvoreadas por la nieve, se acumulan en el suelo en Dakota del Norte y del Sur. Y en Illinois e Indiana, algunos agricultores están luchando para proteger las bolsas de silos rellenas con cultivos de los animales”, resume el reporte de Reuters.

Costos crecientes
A la crisis de almacenamiento se suman las tarifas cada vez más altas por parte de los recibidores de granos.

Los productores que se encuentran en el centro de Illinois podrían pagar hasta un 40% más que en años anteriores para almacenar cultivos en las próximas semanas, lo que equivale a entre 3 y 6 centavos por bushel, consigna el informe de Reuters.

Y en algunas terminales fluviales del Medio Oeste, los agricultores pagaban hasta 60 centavos por bushel para almacenar la soja hasta fin de año, más del doble que hace un año.

Incluso, algunos comerciantes de granos están cobrando aranceles adicionales a los agricultores que entregan soja con granos dañados, lo que ha motivado a varios “farmers” a acudir a abogados para hacer frente a los crecientes aumentos.

Como consecuencia de esta crisis de almacenamiento, las ventas de silos bolsa han aumentado un 30%, y varios proveedores ya han agotado sus stocks.

Los agricultores estadounidenses habían sembrado unos 89,1 millones de acres de soja este año (el equivalente a más de 35 millones de hectáreas), la segunda más grande de la historia, y habían puesto sus expectativas en la creciente demanda de China, que ahora se ve truncada por la “guerra arancelaria” entre ambos países, por lo que apuestan a que llegue una rápida resolución antes de que comience la primavera norteamericana, momento en que deberán ponerse a pensar en las próximas siembras.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.