EN LA BCCBA

“Generar agenda”, fue el objetivo que definió la 5ta. Convención del Maíz de Córdoba

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Maíz
  • 0 Comentarios

La conclusión final de la 5ta. Convención del Maíz de Córdoba fue de que los actores de la cadena maicera provincial deben perseverar en un esfuerzo por “generar agenda” para que las distintas jurisdicciones gubernamentales adopten decisiones que favorezcan el desarrollo del conjunto de actividades que se origina a partir de la producción del cereal.

“No hay que cansarse en insistir e insistir”, exhortó Luis Magliano, presidente de la Sociedad Rural de Jesus María una de las entidades organizadoras, junto con el Ministerio de Agricultura y Ganadería de la provincia y la Bolsa de Cereales de Córdoba, en cuyo salón de actos se llevó a cabo la reunión.

Las nuevas fronteras del maíz
Córdoba es la principal productora de maíz en la Argentina y “tiene todavía bastante horizonte para seguir creciendo”, apuntó al disertar la Ing. Silvina Fiant, de la BCCBA, quién graficó “las nuevas fronteras del maíz” en la provincia, para lo cual sostuvo que hay todavía áreas que el cultivo puede ganar y que para ello hoy se cuenta con los materiales genéticos y la tecnología para lograrlo.

Luis Macario, presidente de la Bolsa, juzgó que el próximo escalón bien podría fijarse en una superficie sembrada de 2,5 millones de hectáreas. “A los 2 millones de los que hablamos en la primera Convención, ya los alcanzamos y superamos: ahora es perfectamente factible que vayamos por más, en tanto y cuanto los gobiernos “miren un poco más lejos”.

Varios de los disertantes admitieron que las autoridades están coyunturalmente más preocupadas “por las urgencias”. Obviamente, no se compartió la decisión de reimplantar retenciones al cereal.

Quitar el corset al bioetanol
Macario enfatizó en que en “la agenda” que concibe la cadena figura, en orden prioritario, “una mayor industrialización del maíz”.

La “estrella” de los últimos tiempos, la industria etanolera, ratificó en la Convención sus reclamos de que “se desate el corcet” que hoy tiene impuesto y que le impide duplicar en Córdoba su producción y la instalación de por lo menos media docena de nuevas plantas, que demandarían más maíz, generando mayor actividad económica y laboral.

Fue vocero de esa posición Manuel Ron, de la empresa pionera en Córdoba de la producción de bioetanol, BIO 4, de Río Cuarto.

Habló de que ya sea por un incremento de la tasa de corte de las naftas –actualmente en el 12%- o por nuevos combustibles en base a bioetanol, podría ofrecerse al mercado “un combustible más barato, además de más limpio”, que generaría al automovilista un ahorro del 20% al cargar el tanque en un surtidor.

“Hoy podría haber alcohol en el surtidor a $30”, sostuvo, sin dejar de reconocer que el alcohol “tiene menos rendimiento” pero ratificando que, al final, se pagará un 20% menos.

Insistió en que por las dos vías –mayor tasa de corte o alcohol hidratado en las estaciones- se obtendría mayor disponibilidad de combustibles “hechos en Córdoba”. Recordó que en Brasil la tasa de corte es del 27% -en Argentina del 12- y de que en el vecino país hay surtidores de alcohol hidratado. Además, la tecnología autoflex en los automóviles ya se fabrica aquí mismo, en los vehículos que se exportan a Brasil.

Interpretó que el corcet no se quita porque el gobierno nacional está “detrás de las urgencias” y admitió que también juegan los intereses de las petroleras y algo de las automotrices. “Juegan su juego”, señaló, aunque reparando que las mismas petroleras “van a entrar en el negocio etanolero”, dentro de no mucho tiempo.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.