LO QUE CASI TODOS OMITEN

Los prejuicios anti-campo de muchos políticos y periodistas, a los que el árbol les tapa el bosque

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Retenciones
  • 2 Comentarios

Durante los debates de la reforma previsional –finalmente aprobada por el Congreso nacional- no faltaron los sectores políticos NI LOS PERIODISTAS que, con la ligereza y superficialidad acostumbrada, enseguida sacaron a relucir sus prejuicios anti-campo. “Por qué no sacarle al campo lo que se le saca a los jubilados?”, plantearon varios comunicadores, en Buenos Aires y también en Córdoba, sin haberse siquiera tomado el trabajo de hacer un elemental repaso de lo que pagan los productores que, de hecho, han sostenido en los últimos años y ahora también TODOS los planes sociales y múltiples subsidios que han recibido innumerables sectores (pero eso, no cuenta).

Tampoco, se tomaron el trabajo de agendar los incrementos de producción que se registraron en los últimos 18 meses precisamente, por la quita de algunas retenciones. Incrementos de producción que se expresan en trabajo, salarios, dinamización de la economía, vida digna para cientos de personas.

Coincidentemente con esta interpretación nuestra, el presidente de la Sociedad Rural de Jesus María, Luis Picat, emitió una declaración en la que responde a esas posturas tendenciosas de muchos medios de comunicación.

No bajaron las retenciones a la soja

El campo sigue aportando el 30% de sus ingresos en soja

Evidentemente –dice Luis Picat-, hay quienes dicen las verdades a medias: el Estado, opositores, periodistas, y otros opinadores de ocasión. Como tantas veces se reclama, la comunicación de lo que sucede realmente, nunca llega a ser del todo clara o suficiente.

Es cierto que se han retirado las retenciones a los cereales y a la carne: también es cierto que no se mensura los riesgos del negocio ni se toma en cuenta si llovió, cayó piedra o se inundaron los cultivos.

Pero, fundamentalmente, no nos olvidemos que todavía la soja tiene un 30% de retenciones y esto implicó un ingreso al Estado de 85.000 millones de pesos en 2017.

La otra cara de la moneda
Más allá de esto, debemos analizar qué consecuencias tuvo la quita de retenciones a los cereales y reflexionar sobre la previsibilidad que produjo el Estado al comunicar su plan económico.

Sin ir más lejos, la producción cárnica llegó a su máximo histórico después de 7 años. Las exportaciones de carne han crecido en más de un 30% desde 2016 y el país volvió a ser Top Ten.

En tanto, la producción agrícola creció un 24% mientras que la venta de maquinarias aumentó en un 60%.

Y un dato no menor se mejoró la calidad ambiental de los suelos agrícolas al incorporar más superficie de trigo y maíz.

Todo este crecimiento por supuesto que redunda en más puestos de trabajo y en más ingresos de impuestos al Tesoro Nacional, además del “efecto cascada” en el consumo y el sector inmobiliario.

Tengamos memoria y no nos olvidemos de los cierres de frigoríficos y los miles de despidos en el sector metalmecánico durante la última década.

Números que se ignoran
Está claro que todo impuesto distorsivo afecta la confianza y la previsibilidad de aquel tomador de decisiones. En ese sentido, es una realidad que la eliminación de estos impuestos conlleva mayores inversiones y, por ende, favorece a la creación de más empleo.

Siguiendo con esa línea, es necesario bajar los impuestos de ingresos brutos y hacer más presión en el «blanqueo» de la economía, a modo que la distribución de la carga impositiva sea más equitativa a través del impuesto de las ganancias.

Si el objetivo es disminuir la pobreza, las retenciones y los subsidios no son la solución; esto se logra con reglas claras, confianza e inversiones que generen más trabajo que devuelve la dignidad a las personas.

Desde el campo, vamos a seguir invirtiendo y generando más puestos de trabajo. Un ejemplo de ello: por cada kilo que se consume de cerdo, estamos sumando 1.000 puestos de trabajo. Dicho en otras palabras: el campo no invierte en el sector financiero ni saca la plata afuera; siempre apostará a su pueblo y a la región.

2 Comentarios

  1. El tema de cómo se percibe al medio rural es básico para entender la actitud de muchos políticos y periodistas. Un tema muy interesante para investigar en profundidad.

  2. ADOLFO ARDUSSOI

    Es la realidad lo que dice Luis Picat, seria importante que salga en los medios de Bueno Aires.-


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.