INFORME BCR

Contratistas habrían trabajado en el ciclo 16/17 el equivalente a 56,7 M de has en siembra y cosecha

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Agricultura
  • 0 Comentarios

Nadie puede negar que los contratistas rurales son actores fundamentales para el agro argentino.  Según señala un reciente Informe de la Dirección de Informes y Estudios Económicos de la BCR, los contratistas rurales tienen a su cargo el 90% de la cosecha de granos, el 70% de su siembra y el 70% de la aplicación de agroquímicos. Asimismo, procesan el 90% de los forrajes conservados y el 100% de las tierras para riego y forestación. Con estos datos, el Reporte estima que habrían trabajado en el ciclo 16/17 el equivalente a 56,7 M has en la siembra y cosecha computando cereales y oleaginosas.
Por su parte, señalan que los productores dueños de sus propias máquinas habrían sembrado y cosechado el equivalente a 14,8 millones de hectáreas en la 16/17. De esta forma el área trabajada por los contratistas rurales en siembra y cosecha representa el 80% del total de la superficie trabajada y el 20% restante habría quedado a cargo de los productores dueños de sus propias máquinas y equipos resume el Informe.

Perfil y relevancia para el sector

Los contratistas rurales, conforme lo expresa un interesante informe de FACMA (Federación Argentina de Contratistas de Máquinas Agrícolas), tienen a su cargo la prestación de diversos servicios agrícolas a terceros, tales como los trabajos de siembra, protección de cultivos y la propia cosecha, entre otros.
Como tales, estos agentes económicos son actores fundamentales y de gran relevancia para que Argentina haya podido lograr la excelente producción granaria y de algodón de la última campaña 2016/2017 (136,7 millones de toneladas en dicho ciclo, computando cereales, oleaginosas y otros cultivos conforme a las estimaciones del Ministerio de Agroindustria).
El Informe reseña que los contratistas rurales son los principales adquirentes de maquinaria e implementos para el agro en nuestro país. Ostentan experiencia y capacidad. Como sostiene FACMA, la gran profesionalidad de los mismos les ha permitido desarrollar un modelo de alta eficiencia en la utilización de herramientas y equipos para la prestación de servicios rurales. Es un sector que demanda máquinas de gran flexibilidad y adaptación a las diferentes situaciones que requiere la actividad granaria.

Accede al Informe completo

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.