DIEGO DE LA PUENTE EN LA JORNADA + MAIZ

Vender primero Maíz, luego Trigo y finalmente Soja y el Maíz que quede

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Mercados
  • 0 Comentarios

Vender primero Maíz, luego Trigo y finalmente Soja y el Maíz que quede. Esta fue la secuencia de ventas que propuso el analista de mercados Diego de la Puente, de la Consultora Nóvitas, en la Jornada + Maíz que ayer se efectuó en Córdoba. “Es una campaña (de comercialización) para pensar bien”, recomendó. Esto, a modo de anticipo de su conferencia, que publicaremos con amplitud durante el fin de semana y el lunes. Entretanto, vale la crónica que hizo del abOrdaje de la situación del mercado y de los números del maíz, nuestro colega Alejandro Rollán, de Agrovoz, el suplemento agropecuario de La Voz del Interior.

Rollán interpretó que de las exposiciones de De la Puente y de la del Lic. Gonzalo Agusto del Departamento Agroeconómico de la Bolsa de Cereales de Córdoba, se desprende que en función del análisis que puede hacerse justo al promediar septiembre, “el maíz perdió algo de aire, pero está lejos de desinflarse”.

Reparó en que a comienzos de la precampaña, el maíz había inflado el pecho y se aprestaba a tener un crecimiento en el área sembrada de los mayores de su historia. Los 200 dólares por tonelada que indicaba la pizarra de Rosario a comienzos de julio era un buen síntoma para la expansión del cereal. Además, la eliminación de las retenciones, la liberación de su comercio y la mejora en el tipo de cambio inclinaban la balanza a favor del cereal y le quitaban preferencia a la soja.

Sin embargo, en los últimos dos meses, la fuerza del maíz ha comenzado a debilitarse. La excelente cosecha que se espera en Estados Unidos, con una producción de más de 383,4 millones de toneladas y un rendimiento por hectárea que ronda los 111 quintales, comenzaron a condicionar los números maiceros.

“El maíz tiene en Chicago el segundo precio más bajo en 10 años. Si se confirman los datos de producción mundial, no tiene chances de mejorar su precio”, advirtió Diego de la Puente, analista de la consultora Nóvitas, durante su disertación en la Jornada + Maíz, realizada ayer en el Dinosaurio Mall de la ciudad de Córdoba.

Un giro

En este escenario de precios bajista, la magnitud del incremento en el área sembrada dejó de ser tan generosa. Y la soja volvió a cobrar más protagonismo en las planillas de cálculo.

“A partir de mayo, el precio relativo del cereal empezó a descender y volvió a caer respecto de la soja”, aseguró Gonzalo Augusto, integrante del Departamento de Información Agroeconómica de la Bolsa de Cereales de Córdoba.

El economista presentó los últimos números que reportan el maíz y la soja en la provincia, durante la última agrojornada del año, organizada por el grupo Agrovoz (Agroverdad y La Voz del Interior), con el apoyo institucional del Ministerio de Agricultura de la Provincia y la Bolsa de Cereales de Córdoba.

El 18 de agosto, cuando se realizó la Jornada Soja con Sustentabilidad, el maíz era más rentable que la soja en siete departamentos de la provincia. Sin embargo, al día de hoy, la ecuación cambió y la oleaginosa vuelve a gobernar los números en todos los departamentos.

Pérdida de peso

Según los números de Augusto, la rentabilidad esperada para el maíz en la presente campaña se encuentra por debajo del promedio de los últimos siete años.

En el presente ciclo, y a los precios actuales, el margen bruto del maíz en campo propio en la provincia sería de 199 dólares por hectárea, con un margen neto de 99 dólares por hectárea; en campo alquilado, el margen neto da negativo en 39 dólares por hectárea.

El cálculo está realizado sobre la base de un modelo productivo promedio, con un rendimiento promedio para las últimas cuatro campañas de 72 quintales por hectárea, y una distancia al puerto de 280 kilómetros.

Desagregado por departamento, y teniendo en cuenta las particularidades de producción de cada uno de ellos, el maíz en campo propio muestra rentabilidad en toda la provincia. Los márgenes brutos oscilan entre 84 dólares y 460 dólares por hectárea.

Con alquiler, el escenario cambia drásticamente y la geografía con maíz se tiñe de rojo en casi toda la provincia. Con excepción de los departamentos Marcos Juárez, Juárez Celman, Unión y Tulumba, en el resto el cereal pierde plata.

En yunta

“Con un arrendamiento promedio de 9,5 quintales, el maíz no sería rentable y daría un margen bruto negativo de 39 dólares por hectárea”, sostuvo el economista de la bolsa cordobesa.

Los departamentos que presentan una ecuación deficitaria para el cereal, sin embargo, podrían mejorar su condición con una modificación en el valor de los arrendamientos, destacó Augusto.

Más allá de esta coyuntura, el maíz aún conserva aire para ingresar en una rotación en campo alquilado.

Un planteo agronómico, por ejemplo, que incluya 70 por ciento de soja y 30 por ciento del cereal, le vuelve a dar una chance y proporciona la sistema un margen bruto total de 35 dólares por hectárea. La sustentabilidad agrícola, agradecida.

0 Comentarios

Sé el primero en escribir un comentario.


Dejá un comentario

Tu email no sera visible.
Sólo si tienes uno.