Las incógnitas del 2013, según Salvador Di Stefano

  • Por Juan Carlos Vaca
  • Noticias
  • 0 Comentarios


Esas observaciones eran hechas sobre todo en referencia a pronósticos de economistas y periodistas que quieren apartarse de la cadena del «desánimo» y ofrecer escenarios optimistas. El 2013 no va a ser tan fácil (prevención hecha hace varios meses por Javier González Fraga, durante una disertación reproducida en esta misma página). El atraso del dólar aflora cada vez más como un lastre difícil de sobrellevar. El análisis de Di Stefano al comenzar el año.


Las incógnitas del 2013.

Por Salvador Di Stefano

 

¿Cómo comenzaste el año?

.- Recibiendo el año en familia. Después de una noche agitada, me sorprendió que los americanos trabajarán a destajo para no caer en abismo fiscal, y los senadores de Estados Unidos recibieron el año sesionando, con voto positivo para un acuerdo. Me parece que en Argentina, esto nunca hubiera ocurrido.

 

¿Lo hubiésemos resueltos antes?

.- Las fiestas, son las fiestas. Los feriados son feriados.


¿Cómo ves el 2013?

.- Con muchas incógnitas.


¿Por ejemplo?

.- Vamos a enumerarlas.


1) Vemos una cosecha muy complicada. Hay más de 500.000 hectáreas afectadas por el granizo. Las aseguradoras brindaron con agua, si bien hay que inspeccionar las perdidas, esto complica los números de la próxima campaña, también el de las empresas de re aseguro.


2) En muchos lugares del país todavía no se sembró la soja de segunda, y el maíz tardío. Venimos de una trifeta negativa terrible. Mala cosecha de soja y maíz en la campaña pasada. Un trigo con baja claridad y cantidad. Una siembra muy difícil de mensurar, con fuertes atrasos.


3) Creo que no llegamos a las 50 millones de tonelada de soja, y menos de las 23 millones de tonelada de maíz. Volverán a faltarle dólares al gobierno.


4) Con este escenario no habrá efecto riqueza en el campo. Habrá que ajustar las ventas de cosechadoras, camiones y camionetas en el 2013. Muchos se comerán la amortización para seguir adelante. La revancha no es el 2013, habrá que esperar como se arma la campaña 2013-2014.


5) El precio de la leche y la ganadería seguiría estable. Solo nos salvaría la posibilidad de que el gobierno permita o impulse las exportaciones de carne vacuna. En Uruguay se está exportando mucho a Europa, por un mercado paralelo (pero legal) a la cuota Hilton, es el ejemplo a seguir.


6) El campo va a un proceso de gran concentración, los pequeños no tendrán capital para soportar tantas campañas ajustadas, esto no le hace bien a la economía y menos al campo.


7) La industria y el comercio también sentirán las externalidades negativas de una floja campaña.


8)El gobierno tiene como revertir este escenario. La posibilidad de reabrir el canje, y recuperar crédito internacional nos puede tender un puente de plata hacia el año 2014. El gobierno podría ayudar a calmar la suba del dólar, y acortar la brecha con el blue.


9) Si no se consigue crédito internacional, la brecha con el blue está llamada a ampliarse.


10) El año termina con un dólar oficial en 4,92 y el blue en 6,80. El oficial subió el 14,3% y el blue el 38,3%, casi el doble.


11) El gobierno debería terminar con su política de estatización, expropiación o confiscación. Hay un alerta sobre las empresas eléctricas, que fue advertido por esta página en el año 2012. Sería una pésima señal que esto ocurriera.


12) Una posible baja en el precio de las materias primas acrecentaría el escenario negativo. Por ello, no descartamos que Argentina presione fuertemente por un acuerdo con los fondos buitres y vuelva al mercado de crédito internacional. Esto traería aparejada una fuerte suba de todos los bonos nominados en dólares, y los de pesos. Bajaría fuertemente el riesgo país, y podría permitir que la economía crezca más allá del 3% anual, dando lugar al cobro del cupón PBI.


13) La baja de las materias primas, aleja inversiones, y complica el año en curso y las perspectivas del año 2014.


14) Es necesario que se suban los mínimos del impuesto a las ganancias, para liberar fondos al mercado y mejorar el poder adquisitivo de los asalariados. Con estos mínimos es imposible discutir paritarias, porque los mayores aumentos lo termina capturando el Estado vía impuesto a las ganancias. Si queremos ir a una tasa de aumento razonable hay que modificar los mínimos no imponibles. De lo contrario, es un impuesto que afecta los costos empresariales, porque hay que convalidar paritarias del 25% al 30% anual, para que los trabajadores logren un aumento del 20% anual, que apenas cubre el 90% de la inflación del año 2012.


15) No se observa en el escenario un aliciente a la inversión. Por ello las empresas tratan de completar los niveles de inversión que se propusieron en el año 2012, pero es escasa la inversión 2013, mientras que para el año 2014 pocos están pensando en invertir.


16) La inversión extranjera esta fuera del escenario, ante la imposibilidad de remesar divisas al exterior.


17) No sería descabellado restricciones al uso de la tarjeta de crédito en el exterior o bien una suba del impuesto del 15% para el año en curso. Sin crédito internacional, faltaran dólares en la economía domestica.


18) Tal como lo adelantáramos en el año 2012, el año 2013 será el año del margen, todos trabajaremos para no perder rentabilidad, buscando más ventas. Quienes quieran buscar rentabilidad achicándose, estarán en las puertas de un problema más grave, que es la sustentabilidad de la empresa.


19) Si Argentina reabrirá el canje, consigue crédito y permite remesar utilidades al exterior, todo el pronóstico negativo, muta por un escenario positivo.


20) Tal como lo anticipamos, las incógnitas son muy fuertes y dependerá de cómo se despejen para saber qué resultados tendremos.


Todo es binario

.- Correcto, si desandas el camino de los 20 puntos, llegas a la conclusión que al gobierno la única salida que le queda, es volver al mercado de crédito internacional. Esto nos permitiría reacomodarnos de cara al año 2014. Con crédito externo el escenario de crecimiento, inflación y tipo de cambio es muy positivo. Sin crédito externo, y con la escasa cosecha que tendríamos por delante, tendremos escaso crecimiento, alta inflación y un tipo de cambio muy volátil en el 2013.

Noticias Relacionadas

0 Comentarios

Los comentarios están cerrados para esta noticia.