domingo 22 de mayo del 2022

<<Volver al Inicio

La «CANPO» se reunió en Camilo Aldao, Córdoba, y se pronunció sobre temas agropecuarios candentes

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin


El encuentro tuvo lugar en Camilo Aldao, localidad del Departamento Marcos Juárez de Córdoba, bajo el lema «Ciencia y Tecnología en el proyecto nacional y popular».


Entre los panelistas del encuentro, figuraron Aldo Casella (Profesor de Derecho Agrario de la Universidad del Nordeste), Alberto Chiavarino y Jorge Sutil (integrantes de la Mesa Nacional de Canpo) y Ricardo Moriena por la Canpo Córdoba. El discurso de clausura estuvo a cargo del diputado nacional Agustín Rossi, jefe de la bancada del oficialismo en la Cámara Baja.


Hubo también presencia de varios Intendentes de la región y representantes del Movimiento Evita que conduce Emilio Pérsico (subsecretario de Agricultura Familiar), Descamisados, Kolina (agrupación de Alicia Kirchner), el Frente Transversal, organizaciones estudiantiles y de trabajadores rurales.


Independencia tecnológica

Un documento aprobado durante la reunión se plantea como una cuestión central de la etapa que el gobierno kirchnerista está transitando, la de «avanzar en la conquista de la independencia tecnológica».


Ese objetivo será «a partir de una Ciencia y Tecnología que desarrolle los sectores productores de bienes de capital con alta tecnología, la genética animal y vegetal de propiedad nacional, los agroalimentos con desarrollo tecnológico con eje en la salud humana, que articulen entramados productivos territoriales y permitan agregar valor en origen».


Las corporaciones transnacionales

Las definiciones del documento podrían abrir un foco de discusión interna en el oficialismo. Desde el Ministerio de Agricultura ya tienen un proyecto de ley «consensuado» conjuntamente con la cadena semillera (usuarios, obtentores, multiplicadores y distribuidores comercializadores, además del Estado), el que se elevaría al Ejecutivo para la firma y posterior remisión al Parlamento.


Según el documento difundido por la Canpo «el desarrollo científico-tecnológico es en nuestro tiempo el eje sobre el que lanzan a rodar el control y el dominio de las cadenas productivas las corporaciones transnacionales».


Esas empresas, continúa el texto, «monopolizan eslabones de la cadena de valor utilizando tanto el poder económico como la propiedad de la innovación tecnológica resguardada en patentes y otras formas de apropiación, como en el caso de las transnacionales que concentran más del 90% del mercado de semillas genéticamente modificadas a nivel mundial».


La Ley de Semillas

En relación a la ley de semillas, que se presenta como el gran debate para el sector agropecuario de manera más inminente, la posición de la Canpo se expresa como más cercana a la de la Federación Agraria Argentina.


La Corriente señala que «impulsamos la implementación de un sistema de protección intelectual que regule el desarrollo de la bioseguridad, la aprobación de eventos biotecnológicos y la propiedad de los bancos genéticos a partir de un marco institucional adecuado para el desarrollo sustentable de la industria de semillas local, manteniendo la normativa de uso propio».


Para la Canpo la «única garantía de que los beneficios del conocimiento no persigan el fin del lucro de unos pocos es la política pública, orientada al bienestar del pueblo y al desarrollo nacional». De allí que refuerzan la convicción de desarrollar una tecnología semillera desde el Estado.


El documento abarca otros puntos de la gestión kirchnerista y se pronuncia en defensa de «los productores y a la producción», así como «la regulación del comercio exterior», «los mecanismos para abaratar el precio de los alimentos», la defensa de «la agricultura en pequeña escala», y «la ley de tierras contra la extranjerización».


También reivindicaron «el régimen nacional de trabajo agrario, la política fiscal de revalúo del inmobiliario rural, el impulso al cooperativismo y las economías regionales y la inclusión de la nueva ruralidad en la agenda de las políticas públicas».


En el cierre del encuentro Rossi remarcó la «necesidad de seguir creyendo en nuestras ideas, y de organizarnos para llevarlas adelante. Porque llegó la etapa en la que tenemos que empezar a discutir menos entre nosotros y discutir más con el resto de la sociedad, para que todos sepan cuáles son nuestros sueños, nuestras ideas, nuestras propuestas para el país que queremos».


Fuente: El Enfiteuta

Compartir:

Últimas noticias