lunes 23 de mayo del 2022

<<Volver al Inicio

¿Puede haber un golpe devaluatorio?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

La respuesta del economista a ese interrogante, fue tajante: «No puede haber ningún golpe devaluatorio fuerte, ni este año ni en el 2013, no va a ocurrir». En el 2013, estima que no habrá correcciones importantes del tipo de cambio por lo menos hasta octubre de ese año, en principio, el mes en que deben realizarse las elecciones de renovación de la mitad de la Cámara de Diputados de la Nación y de un tercio del Senado.

Seggiaro disertó en el marco de una reunión organizada por la Filial Oncativo de FAA que forma parte de los actos celebratorios del 90no. aniversario de su fundación.

El economista –bien conocido en el ámbito agropecuario y en particular de la Federación Agraria- fundamentó su convicción: no puede haber un golpe devaluatorio porque afectaría muy fuerte a la base electoral del actual gobierno.

En ese sentido, dio por sentado que en los planes del oficialismo figura la reforma de la Constitución –a fin de habilitar la posibilidad de la re-relección-, para lo cual necesita obtener el mejor resultado electoral posible a efectos de acceder o arrimarse a los dos tercios de votos que se precisan para motorizar una modificación de la Carta Magna.

No descartó que el gobierno dosifique un ligero «mayor corrimiento» del tipo de cambio de aquí a fin de año, en que podría ubicarse entre $ 4,80 y $ 5: estará más cerca de la segunda cifra según sea el comportamiento del real, que está tendiendo a devaluarse.

Por esos razonamientos y convicciones, aconsejó a la concurrencia –fundamentalmente integrada por productores y empresarios de distintos rubros- «no forjar estrategias empresarias asentadas en una eventual devaluación».

Retenciones y Alquileres

En otro orden, Seggiaro vaticinó que el gobierno va a «hacer la plancha» en materia de retenciones agropecuarias, esto es, que no va a bajar esos gravámenes ni tampoco los va a subir.

En varias ocasiones puso énfasis en señalar el elevado precio que se ha pagado por los alquileres de campo y el mantenimiento de esos niveles de aquí para adelante. Recomendó «no convalidar» arrendamientos cuya referencia sean los más de $ 1.500 que ha cotizado la soja ni tampoco la cantidad de quintales por hectárea que se han venido pagando.

Mostró cifras de la zona de Marcos Juárez –la más favorecida agronómicamente- conforme a las cuales el productor que arrendó, en el cultivo de la soja ha quedado con márgenes negativos o cuando son positivos, la rentabilidad es insignificante.

Compartir:

Últimas noticias