lunes 23 de mayo del 2022

<<Volver al Inicio

La “rabia” o tizón en el garbanzo, el problema sanitario de mayor cuidado

viottigloriajornadaweb
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

La ingeniera Gloria Viotti, del laboratorio Agroplant y profesora de la UNC (Agroplant, teléfono 0351 – 4918633 / 4918644), fue quién detectó, por primera vez en la Argentina, la enfermedad de la rabia o tizón en el garbanzo. Es la más importante que afecta al cultivo a nivel mundial. Después de Viotti, se sumaron las comprobaciones de otros técnicos y laboratoristas.

«No hay que asustarse ni entrar en pánico», afirmó la especialista en la jornada de Cultivos Invernales de Córdoba, que organizaron conjuntamente la Bolsa de Cereales de Córdoba y Agroverdad. «Pero hay que actuar», agregó de inmediato.

Las primeras detecciones se ven en las hojas, con manchas que avanzan en tamaño, de una forma circular muy particular; son susceptibles los tallos y también los frutos y con el transcurrir del tiempo las manchas toman el color negro.

Transmisión por semilla

El tizón se transmite a través de las semillas y presenta un avance rápido, terminando de necrosar hojas, tallos, semillas y frutos. En el país apareció en forma simultánea en Córdoba (departamento Río Primero, Río Segundo y San Justo), Buenos Aires, San Luis y Santa Fe; siendo las primeras detecciones después de las lluvias de principios y mediados de noviembre, explicó la especialista.

El daño está relacionado con el momento de la aparición de la enfermedad. Si ocurre a principios del ciclo está la posibilidad de pérdida total, más aún si el cultivo no tuvo protección de funguicida; e n cambio, si se registra al final del ciclo es menor el impacto: reducción del tamaño del grano y la probable transmisión de la enfermedad a través de la semilla.

Cómo manejarla

Viotti mencionó algunas pautas de manejo de la rabia. En principio recomendó el uso de variedades resistentes ya que tienen mejor comportamiento frente a la enfermedad y buena respuesta al control químico.

También realizar análisis sanitarios de semillas para determinar si los lotes son transportadores o no porque el hongo tiene alto potencial de inóculo así como mantener un monitoreo de los lotes desde el inicio de la siembra hasta el fin del proceso productivo.

Otro aspecto a tener en cuenta es la rotación de cultivos, siendo los mejores antecesores del garbanzo el maíz y el trigo. Además, hay que controlar el garbanzo «guacho» y los rastrojos.

Otras enfermedades

Las enfermedades por factores bióticos generan pérdidas de casi cinco millones de toneladas en el mundo. La primera enfermedad del garbanzo es el fusarium spp, a la cual las variedades Chañaritos y Norteño tienen resistencia. También se manifiesta Rhizoctonia spp (hongo en el suelo), infectando la semillas.

La aparición de nuevos problemas sanitarios está vinculada al crecimiento de la producción nacional, la incorporación de nuevas áreas de cultivo y el uso de riego.

Compartir:

Últimas noticias