sábado 21 de mayo del 2022

<<Volver al Inicio

Pérdidas de rendimientos en soja, según evaluación en campos de los Grupos CREA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

Nota del editor (Agroverdad): las estimaciones de daños y pérdidas a causa de la sequía son dispares, al igual que las proyecciones de cosecha de soja, tanto hechas en el ámbito privado como público y de organismos o publicaciones internacionales. Esta salvedad no intenta relativizar a ninguno de los trabajos, sino hacer notar esa disparidad.

A continuación, el informe completo y textual emitido por los Grupos CREA -cuya seriedad y autoridad está fuera de toda discusión-, que abarca a todo el país.

Los rindes de soja en los campos integrantes de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) sufrirán una merma promedio del 20,7 % respecto de los rendimientos presupuestados al inicio de la campaña 2011/12 para cada una de las zonas y ambientes por efectos de la sequía. Sin embargo, se detectaron zonas clave para la producción con caídas mayores, de hasta el 38-40% en Córdoba y en el norte de Buenos Aires por ejemplo. Estos registros se obtuvieron con un relevamiento realizado del 3 al 7 de febrero por el proyecto Enfoques Económicos de la unidad de Investigación y Desarrollo de la entidad.

El estudio incluyó 17 regiones CREA, representativas del cultivo, ya que los partidos analizados son responsables del 86 % de la producción sojera nacional. Se consultaron 105 técnicos y empresarios que integran la institución.

Resultados

Los datos relevados muestran gran heterogeneidad y dispersión de los efectos de la sequía sobre la soja. En el mapa adjunto puede observarse las diferencias zonales cuantificadas por el relevamiento. HACER CLIC AQUÍ PARA VER MAPA.

Las regiones CREA cuya muestra se presenta más afectada en relación al cultivo de soja se localizan en torno a la denominada «zona núcleo»:

– La región Centro (centro y sur de la provincia de Córdoba) muestra una caída en la producción del orden del 31%, especialmente en los departamentos de Juárez Celman, Roque Sáenz Peña y Río Cuarto. En este último se midió una merma de 38%.

– La región Norte de Buenos Aires también presenta reducciones importantes, del 30%, siendo los partidos más afectados Pergamino, Colón y Arrecifes. En particular, para el partido de Pergamino, se esperaba al principio de la campaña 2011/12 un rinde de 38,3 qq/ha, mientras que las estimaciones actuales se sitúan en 22,7 qq/ha, con una disminución del orden de 41%.

– La región Sur de Santa Fe evidencia una caída de 22%, más fuerte en los departamentos de Constitución, General López e Iriondo.

– La región Oeste (de la provincia de Buenos Aires), por su parte, presenta una caída global de 23%, siendo una de las regiones que evidencia más disparidad.

Pérdidas en las empresas

En la zona de Río Cuarto se esperan importantes reducciones de rendimiento en la soja de primera por el estrés hídrico y calórico sufrido durante enero y la primera quincena de febrero, que provocaron menor desarrollo de las plantas y menor número de entrenudos. La floración de las variedades de grupos 4 – 4,5 generó muy pocas vainas en las plantas. En esa región cordobesa, el 60% – 70% de la superficie fue sembrado con variedades de ciclo corto, que rendirán un promedio de 20 qq/ha, con frecuentes casos de rendimientos que no superarán los 15 qq/ha.

Los cultivos sembrados más tarde, en noviembre, que configuran el 25%- 30% de la superficie, recibieron más lluvias y pueden llegar a rendimientos cercanos a 30 qq/ha.

En el norte bonaerense hay mucha variabilidad en los rendimientos esperados de soja de primera. Julio Lieutier, asesor del CREA Seguí-La Oriental, apunta que «las lluvias llegaron tarde para los cultivos sembrados en octubre». Así, desarrollaron pocas vainas, pocos granos y con bajo peso individual.

«Tuvieron una primera oleada de floración durante la seca de enero que ya está fructificando. Tras la lluvia de febrero surgió una segunda floración que podría agregar 2 qq/ha al magro rendimiento que generaría la primera»,agrega.

En el oeste de Buenos Aires hay dos zonas bien definidas. «La más perjudicada es la ubicada cerca de la ruta 188 e incluye, entre otras, a las localidades de General Villegas, Piedritas, Lincoln y Bunge, donde los rendimientos esperados inicialmente de soja eran de 3200-3300 Kg/ha y se cosecharán 2400-2500 Kg/ha. Otras localidades sobre la ruta 5 como 9 de Julio, Pehuajó y Trenque Lauquen han recibido más lluvias y pueden aspirar a mejores rendimientos de soja de primera», distingue René Martineau, coordinador de la zona.

En toda la región, la soja de segunda ha sido sembrada muy tarde -desde Navidad hasta el 10 de enero- y una parte quedó sin sembrar. Recibieron lluvias de fines de enero y de febrero, pero tienen un retraso fenológico muy grande y aún no comenzaron a florecer.

«Estos cultivos tardíos corren el riesgo de no completar el ciclo si aparecen fríos tempranos como los del año pasado, a partir del 20 de marzo. «Si el otoño se anticipa, esas sojas pueden dar granos muy chicos o rendimientos nulos», advierte Martineau. Este peligro que se cierne sobre la soja de segunda en muchas zonas puede aumentar la magnitud de las pérdidas calculadas por el relevamiento de CREA.

Daniel Rybner, miembro del CREA Tres Arroyos, en el sur bonaerense, afirma que el rendimiento esperado de la soja de primera es muy dependiente de lluvias inmediatas. «Si llegara a llover antes del 20 de febrero podríamos aspirar a un rendimiento de 1800-1900 Kg/ha, que equivaldría al 75%-80% del promedio histórico», calcula.

En esa zona, las plantas de soja están empezando a desarrollar las vainas en el límite inferior de la humedad necesaria para el proceso reproductivo.

Futuro preocupante

Las reducciones de rendimiento descriptas generarán pérdidas de renta o pérdidas de renta más capital de trabajo necesario para seguir produciendo en la próxima campaña agrícola, según su magnitud.

El primer caso puede darse en un campo alquilado en Trenque Lauquen, donde el arrendatario debe hacer frente a un rinde de indiferencia para cubrir los costos de soja de primera de 28,4 qq/ha. Si obtuviera 26 qq/ha como se espera en ese partido, que recibió algunas lluvias oportunas, perdería 2,4 qq/ha», afirma Luis Firpo, asesor del CREA Treinta de Agosto-Mari Lauquen. En este caso se perdería la totalidad de la renta.

En Pergamino, zona más castigada por la sequía, en cambio, se perdería la renta y parte del capital de trabajo: «El rinde de indiferencia es de 33 qq/ha, muy alejado de los 22,7 que se esperan, que provoca una pérdida de más de 10 qq/ha. Este resultado no sólo determina que no haya renta, sino que afecta seriamente el capital de trabajo necesario para hacer frente a la próxima campaña», calcula Lieutier.

Compartir:

Últimas noticias