lunes 23 de mayo del 2022

<<Volver al Inicio

Las malezas exigen nuevas estrategias de manejo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin

Syngenta organizó un workshop sobre manejo de malezas que tuvo lugar en Termas de Río Hondo y del cual participaron más de 60 asistentes entre técnicos, asesores y productores provenientes del NEA y centro y norte de Córdoba.

Todos ellos transmitieron las problemáticas que detectan en cada una de las zonas en esta temporada. Se plantearon preocupaciones en torno al cambio florístico en las diferentes regiones y se determinó cuáles son las malezas que ya dejaron de ser un problema y cuáles constituyen un nuevo desafío.

Entre las que redujeron su presencia y densidad están: Acanthospermum hispidum, Datura ferox (Chamico), Ipomea sp, Xantthium cavanillesii, Tagetes minuta, Amaranthus, Sorghum halepense, Cyperus, Cynodon.

En cambio, las malezas que aumentaron presencia y densidad son: Borreria, Heliotropium, Gomphrena, Sphaeralcea, Portulaca, Commelina, Trichloris, Synedrellopsis, Parietaria, Verbena, Sonchus, Leptochloa. Entre ellas se destaca la especie Gomphrena perennis, vulgarmente conocida como «siempreviva del campo», con una presencia creciente en la mayoría de las zonas productivas. Esta planta posee una raíz leñosa que protege yemas capaces de rebrotar, y puede llegar a tener 1m de altura, lo que interfiere con las tareas de cosecha.

Hablando de manejo y no sólo de control

El Ing. Agr. Marcelo de la Vega, profesor titular de la Cátedra de Terapéutica de la Universidad Nacional de Tucumán, planteó la necesidad de comprender cómo cambió la presencia de semillas en el suelo. “Las malezas dominan el espacio y el tiempo, generando descendencia. Generan un banco de semillas en el suelo que está esperando tener su oportunidad de colonizar nuevos ambientes que le sean más favorables”. Refiriéndose a los problemas de malezas tolerantes dijo: “Usando dosis cada vez más altas de herbicidas lo que se logra es modificar la curva poblacional a favor de los individuos mejor adaptados, generando resistencia. No es correcto tratar de manejar especies resistentes incrementando las dosis desmesuradamente. Las dosis deberían ser las adecuadas para cada situación”.

Según el Ing. Agr. Luis Lanfranconi, investigador del INTA, “La problemática en el manejo de malezas actual comenzó al tratar de controlar todas las especies con un cada vez más estrecho abanico de herbicidas, cuando se pasó de sistemas de producción mixtos a netamente agrícolas con predominio del monocultivo de soja. No se puede seguir hablando sólo de control. Es ya un error buscar dosis, a modo de receta, para controlar las malezas.  Tenemos que darnos cuenta de que hay que cambiar la forma de abordar el problema y empezar a hablar de manejo”.

Los especialistas coincidieron en que hoy en día lo correcto es manejar especies utilizando mezclas de herbicidas y rotación de cultivos. Una de las consignas reafirmó la importancia de realizar un correcto monitoreo para detectar las malezas en estado temprano de desarrollo, registrando sobre todo nuevas especies y evaluando posibles casos de resistencia que puedan ser un problema dentro de unos años. La falta de monitoreo es uno de los puntos flojos en el que concordaron los técnicos y contribuye a que se llegue siempre tarde a la aplicación.

Estrategia de rotación Syngenta

El Ing. Agr. Raúl Moreno, Gerente Técnico de Herbicidas de Syngenta, presentó “Doble Knock Down”, una estrategia de aplicación secuencial para malezas tolerantes a glifosato. Es una propuesta de manejo de alta eficiencia que consiste en aplicaciones alternadas de glifosato en mezcla con otro herbicida de diferente modo de acción, complementada con una aplicación del herbicida Cerillo a los diez días. La presentación se refirió al manejo de Conyza bonariensis, Senecio argentino y Commelina erecta. En estas especies los controles con glifosato son normalmente deficientes, menores al 50%, mientras que con el “Doble Knock Down” se llega a niveles de control del 90-95%.  Esta forma de manejo es además una alternativa para disminuir las probabilidades de aparición de malezas resistentes a glifosato.

En el mundo hay 21 especies registradas como resistentes a glifosato, 4 de las cuales están en Argentina y son gramíneas. Al respecto, el Ing. Agr. Osvaldo Figueroa, integrante del Servicio Técnico de Syngenta para el NOA, planteó la necesidad de rotar los principios químicos y modos de acción para evitar la generación de resistencia. “Hay que analizar el estado de resistencia del grupo al cual pertenecen los herbicidas elegidos para rotar. Existe una tendencia a optar por productos de amplio espectro de control con un mismo modo de acción, como es el caso de los  inhibidores de ALS, que generan resistencia con mucha facilidad. No hay que abusar de estos productos; es necesario rotarlos y mezclarlos con otros herbicidas que no tienen un espectro tan amplio, pero que no son tan propensos a generar resistencia.

En este rubro Syngenta tiene en sus portfolios los herbicidas Dual, Flex, Callisto, Gesagard, por nombrar algunos ejemplos”, afirmó.

Por otra parte, en aplicaciones de productos residuales en siembra directa en maíz se recomendó tener en cuenta la cantidad de residuos que hay en superficie y el agua disponible. Estos son factores clave para el buen efecto de un producto como Bice Pack Gold, ideal para controlar un amplio espectro de malezas permitiendo al cultivo crecer sin competencia durante la primera etapa del ciclo, que es especialmente crítica para el éxito del cultivo de maíz. Si se llegó tarde a la aplicación de pre emergentes, recomendamos aplicar post emergentes tempranos como Callisto para evitar que las malezas crezcan y se conviertan en un problema mayor.

Con respecto a la aplicación de herbicidas en otoño, los especialistas concluyeron que se debe evaluar el momento correcto de aplicación, el producto a usar y la  dosis según la especie y su grado de desarrollo. Lo ideal es  hacer aplicaciones en malezas en estado de plántula, prestando especial atención a las condiciones ambientales.

Tecnología en maíz y girasol para la región

Syngenta  presentó los nuevos híbridos de maíz con tecnología Agrisure Viptera, el nuevo evento biotecnológico en maíz que controla eficientemente lepidópteros. Viptera es una proteína insecticida que tiene control total sobre Agrostis ipsilon y sobre Helicoverpa zea, además de Spodoptera y Diatrae sacharalis, entre otras. Los híbridos tropicales recomendados para el NEA y el NOA para la campaña 2011 fueron SYN128 TDMAX, SYN132 TDMAX, SYN138 Viptera y SYN139 Viptera, todos con excelentes resultados en ensayos de rendimiento.

En lo que respecta a híbridos de girasol para la próxima campaña se recomendó posicionar el híbrido en función de la caracterización del ambiente. Este es el secreto del éxito del cultivo de girasol. Será importante establecer el potencial productivo del lote, si está libre de malezas o si es un lote problemático por el tipo de malezas, para luego decidir la tecnología a aplicar. Y por último, se deberá decidir el tipo de negocio: hacer girasol convencional o algún especial como el girasol alto oleico.

La compañía cuenta con distintos híbridos que se ajustan a cada una de las situaciones que se pueden presentar en el NEA: híbridos convencionales como  DK4045 para zonas con presión de aves, DK4065, SYN4075 y SYN3840 para lotes de buen potencial, híbridos tolerante al herbicida Clearsol como DK3948 CL, híbridos tipo Alto Oleico como DKOP 3945 o con la combinación de tolerancia a herbicida y Alto Oleico como el SYN3960 CLHO.

Compartir:

Últimas noticias